Vuelta al carbón: ¿quién quemará más y quién se beneficiará?

Algunos países de la Unión Europea son capaces de sustituir completamente el uso del gas explotando centrales eléctricas de carbón a pleno rendimiento.

Vuelta al carbón: ¿quién quemará más y quién se beneficiará?

El carbón salió por la puerta pero, en los países europeos, volvió por la ventana. Con el fin de reducir la dependencia del gas ruso y después de años de demonización, el uso de los combustibles fósiles más sucios ahora se ha vuelto aceptable.

Polonia y Alemania tienen una clara ventaja

El más impresentable de los combustibles fósiles vuelve a poner en marcha viejas centrales de carbón en desuso. En estas condiciones, son Polonia y Alemania los que se encuentran en la mejor posición, ya que podrían reemplazar completamente el uso de gas en sus sectores energéticos mediante la operación de centrales eléctricas de carbón a plena capacidad.

Según Ing GroupPortugalEspaña y los Países Bajos también pueden responder a la crisis del gas utilizando carbón y asegurando parcialmente el sistema energético nacional. 

¿Cómo encontrar todo el carbón necesario?

Sin embargo, las cosas no son tan simples como parece. Incluso dejando de lado las consecuencias ambientales y climáticas por un momento, encontrar todo el carbón necesario para hacer funcionar las centrales eléctricas de carbón a plena capacidad no es nada fácil.

En cualquier caso, el país europeo que lleva ventaja en la carrera por la energía negra es sin duda Polonia. En primer lugar, es el primer país europeo con un 81% de sus instalaciones de almacenamiento de gas llenas, por lo que parte de una situación de mayor seguridad que el resto de países miembros de la Unión Europea (UE). Además, la combinación energética polaca depende en gran medida del carbón, ya que el país comenzó a cambiar al gas relativamente tarde. Según Bloomberg New Energy Finance (BNEF), la cuota de generación de electricidad a base de carbón cayó del 94% en 2000 al 72% en 2020, aunque la capacidad de producción no ha cambiado en los últimos 20 años y se sitúa en torno a los 30 gigavatios.

Si Polonia activara todas sus plantas de carbón, no solo podría satisfacer todas sus necesidades energéticas internas, sino que también podría exportar energía negra. Por supuesto, todo esto solo sería posible si lográramos encontrar todo el combustible necesario. Actualmente, el carbón es escaso en Polonia debido al embargo contra Rusia y la inversión insuficiente de las empresas carboníferas.

Los riesgos para el clima

Pero ahora llegamos a la pregunta fundamental sobre el uso de este tipo de combustible, es decir, los riesgos climáticos. Por supuesto, no basta con que Bruselas decida utilizarlo en lugar del gas ruso para cambiar la realidad de los hechos. Y los hechos dicen que las centrales eléctricas de carbón emiten el doble de CO2 que las centrales eléctricas de gas. Si creemos que evitar un desastre climático es una prioridad, entonces usar energía negra ciertamente no es lo mejor que podemos pensar.

Es cierto que los mercados energéticos actuales brindan condiciones económicas favorables para la generación de energía a base de carbón (es decir, mayores ganancias), pero es posible que nuestro planeta ya no pueda sostener este cambio de energía y, tarde o temprano, la humanidad podría enfrentar graves consecuencias.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED