Si el G7 sanciona a Rusia, veremos el petróleo a 380 dólares (JPMorgan)

Para los analistas no hay duda: si el G7 limita el precio del petróleo ruso, Putin responderá con una reducción de la producción que empujará los precios a niveles estratosféricos.

Si el G7 sanciona a Rusia, veremos el petróleo a 380 dólares (JPMorgan)

A primera vista puede parecer un anuncio propagandístico de Putin para apagar el fuego en los mercados petroleros, pero la advertencia de que los precios del petróleo podrían alcanzar niveles estratosféricos proviene de uno de los bancos de inversión estadounidenses más importantes, JPMorgan Chase & Co.

Como informó Bloomberg, los analistas de JPMorgan han pronosticado un aumento en el precio del petróleo a 380 dólares por barril en caso de que los países del G7 decidan imponer un límite de precio a las materias primas rusas.

El plan para limitar el precio del petróleo ruso

Los leader del G7 discutieron recientemente un plan para limitar el precio del petróleo ruso con el fin de ejercer presión sobre Moscú, que se está beneficiando del aumento de los precios de la energía. El tope de precio podría funcionar a través de un mecanismo para limitar o prohibir el seguro o la financiación de los envíos de petróleo ruso por encima de una cierta cantidad.

Los expertos creen que la respuesta de Moscú sería reducir la producción de petróleo en cinco millones de barriles por día. Desde un punto de vista económico, tal reducción no perjudicará a Rusia, pero para la mayor parte del mundo las consecuencias podrían ser catastróficas.

Según JPMorgan, incluso una reducción de la producción de tres millones de barriles diarios elevaría el precio del oro negro a 190 dólares. Pero, si se hace realidad lo que se cree que es el peor de los casos, una reducción de cinco millones de barriles por día, los precios volarán a alrededor de 380 dólares por barril.

Si Rusia responde con un recorte de la producción, será un desastre para Occidente

Si Occidente sanciona a Rusia con un techo en el costo de la energía, simplemente obtendrá una negativa y, como venganza, una reducción de las exportaciones. En este caso, habrá un daño grave para Occidente ya que, en este momento, el mercado del petróleo está del lado ruso.

El temor de JPMorgan es que las sanciones estadounidenses y europeas podrían empujar a Rusia a reducir su producción de petróleo como represalia, lo que provocaría un aumento drástico de los precios.

Incluso si podemos ignorar la opinión de algunos analistas rusos que dicen provocativamente sobre la cuestión energética que «los europeos no se dan cuenta de que dentro de unos meses podrían volver a la Medioevo«, no podemos ni creer las declaraciones imprudentes e irresponsables de políticos europeos, que hacen alarde de optimismo, para engañarnos de que la Unión Europea resolverá brillantemente la crisis energética. La orquesta del Titanic puede seguir tocando, pero es mejor que los pasajeros se den cuenta lo antes posible de que el barco se está hundiendo.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED