MR banner newsletter

El hambre de petróleo no está disminuyendo, pero no tendremos suficiente

La desconexión entre el deseo de menos combustibles fósiles y la demanda mundial en constante aumento podría impulsar el precio del petróleo por encima de los 100 dólares.

El hambre de petróleo no está disminuyendo, pero no tendremos suficiente

Los seres humanos son realmente raros, dicen una cosa pero luego hacen otra. Dicen que ya no quieren consumir aceite y luego consumen tanto como pueden.

Por un lado, las subinversiones crónicas en nuevos suministros de petróleo y las presiones sobre las compañías petroleras para reducir las emisiones contaminantes conducirán a un pico en la producción mundial antes de lo esperado. Por otro lado, la demanda de petróleo está en constante expansión, tanto que, contrariamente a algunas previsiones, ya casi ha alcanzado niveles prepandémicos y, el próximo año, establecerá un nuevo record histórico.

El suministro de petróleo alcanzará su punto máximo antes que la demanda

Según la OPEP, la demanda mundial de petróleo seguirá creciendo al menos hasta mediados de la década de 2030 y alcanzará los 108 millones de barriles por día, nivel en el que se estabilizará hasta 2045.

La transición energética y todos los planes y el dinero que muchos países han dedicado a reducir a cero las emisiones no conducirán al pico de la demanda de petróleo en los tiempos que los optimistas habían pronosticado. Por lo tanto, es muy probable, como también afirman los analistas de Morgan Stanley, que la oferta alcance su punto máximo antes que el pico de demanda. En otras palabras, el mundo sigue devorando cada vez más energía, pero se encontrará sin petróleo y sin ninguna otra fuente que pueda llenar la brecha entre la oferta y la demanda.

La volatilidad aumentará y los precios alcanzarán niveles más altos

En este caso, la brecha entre oferta y demanda conducirá a una mayor volatilidad en el mercado, con picos de precios del petróleo que serán estructuralmente más altos.

Es muy claro para todos que existen límites infranqueables en las emisiones de CO2, lo que razonablemente debería llevar a que el consumo de petróleo alcance un pico rápidamente. Sin embargo, el pico de demanda sigue siendo una piadosa ilusión y los analistas más optimistas excluyen que el pico de demanda de petróleo se alcanzará antes de finales de esta década.

Considerando que la demanda de petróleo seguirá creciendo durante muchos años, la falta de inversión para generar nueva oferta se convertirá en un gran problema, especialmente en el mediano y largo plazo. A pesar de la transición energética, la demanda de petróleo no disminuirá y, de hecho, se necesitarán nuevos campos en los próximos años para compensar la disminución de la producción y las reservas.

Sin carbón, sin petróleo, sin energía nuclear, sin gas

Según la OPEP, la industria petrolera necesitará inversiones masivas durante los próximos 25 años para satisfacer la demanda. Si, por el contrario, se detienen las inversiones, el precio se disparará y se volverá insostenible.

No queremos usar carbón, queremos usar cada vez menos gas, queremos abandonar el petróleo, no queremos la energía nuclear, pero queremos consumir energía a un ritmo frenético y como nunca antes. Quizás, los activistas climáticos y los políticos de todo el mundo deberían centrarse en la importancia de hacer que la gente comprenda que esta actitud esquizofrénica nos llevará directamente a un desastre energético.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED