Amoníaco verde: el combustible outsider que conquistará el mundo

El amoníaco verde podría convertirse en un combustible verde de gran importancia en el mundo neutro en CO2 del futuro. Es por eso que incluso un gigante de la energía como Exxon lo está considerando.

Amoníaco verde: el combustible outsider que conquistará el mundo

Podría convertirse en un importante combustible renovable en las próximas décadas. Tiene aproximadamente 9 veces la energía de las baterías de iones de litio y su naturaleza más densa hace que sea más fácil de transportar que el hidrógeno líquido.

El cisne negro entre los combustibles limpios

Se trata de amoníaco verde, poco conocido pero que podría convertirse en el cisne negro entre los combustibles limpios. Es un compuesto de hidrógeno y nitrógeno que se puede utilizar como combustible y, al igual que el hidrógeno, existen diferentes tipos de amoníaco en función de la energía utilizada para su producción.

El amoníaco verde está atrayendo la atención de las empresas energéticas de todo el mundo por ser libre de carbono (en cambio, una tonelada de amoníaco convencional emite alrededor de 2 toneladas de CO2). Se produce a partir de energía eólica, solar o hidroeléctrica que proporciona electricidad que acciona un electrolizador que a su vez extrae hidrógeno del agua, mientras que el nitrógeno se separa del aire mediante una unidad de separación de aire.

En el sector de los fertilizantes y en el transporte marítimo

Además del sector de los fertilizantes, donde tradicionalmente se utiliza amoníaco (verde o no verde), uno de los sectores que se está planteando utilizar este combustible en formato verde es el del transporte marítimo, que podría utilizarlo para contribuir a la consecución de sus objetivos climáticos.

Los expertos creen que el amoníaco verde podría ser la clave del éxito de la estrategia REPowerEU de la Comisión Europea, que apunta a 20 millones de toneladas de hidrógeno renovable. Actualmente, el amoníaco tradicional producido en la Unión Europea (UEse utiliza principalmente como materia prima para fertilizantes y requiere alrededor de 10 mil millones de metros cúbicos de gas natural por año. De estas cifras podemos deducir el enorme potencial que existe para las nuevas plantas de energías renovables que sustituyan al gas para obtener amoníaco verde.

Un combustible verde para un futuro no muy cercano

Actualmente, existen aproximadamente 270 terminales de amoníaco marítimo en el mundo, de los cuales 30 están en la UE. Evidentemente, todas son infraestructuras ya en funcionamiento y operativas también para el envío de amoníaco verde.

Si bien en el contexto de la actual crisis energética el amoníaco verde no puede desempeñar ningún papel, a medio y largo plazo mayores inversiones podrían permitir una reducción de los costes de producción y una difusión a gran escala, especialmente en los sectores marítimo y de fertilizantes, de este verde combustible.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED