Fertilizantes: el sector se desmorona. ¿Víspera de falta de alimentos?

La crisis energética afecta todos los aspectos de nuestra vida, especialmente los mercados de alimentos.

Fertilizantes: el sector se desmorona. ¿Víspera de falta de alimentos?

Si alguien no lo ha entendido todavía, el problema de la crisis energética es que es una crisis de todo. Ningún sector económico puede vivir sin energía y los precios por las nubes debido a la escasez de suministro son el fenómeno más visible. Además de la inevitable inflación galopante.

Sin embargo, la inflación no es un fenómeno nuevo ni el problema más aterrador. Efectivamente, como están haciendo muchos gobiernos, existen herramientas para combatir la inflación como, por ejemplo, subir las tasas de interés. Desafortunadamente, es mucho menos lo que se puede hacer para evitar un problema más dramático: la próxima escasez de alimentos.

En Europa, el 70% de la producción de fertilizantes se ha detenido

Desde hace meses, el sector agrícola ha dado la voz de alarma a todo el mundo sobre la grave amenaza para la producción de alimentos el próximo año, dado que quienes producen fertilizantes están en la ruina.

Los fertilizantes industriales NPK (nitrógeno, fósforo y óxido de potasio) dependen en gran medida del suministro de gas natural, tanto que cerca del 70% del coste de producción viene dado por el precio del gas. Según CRU Group, los productores europeos de fertilizantes están perdiendo actualmente alrededor de 2.000 dólares por cada tonelada de amoníaco producido. La consecuencia inmediata es el cierre de la producción, como está ocurriendo en toda Europa donde las empresas de fertilizantes ya han parado el 70% de la capacidad productiva.

Hablamos de una figura aterradora y sin precedentes. Para los no iniciados, los fertilizantes juegan un papel fundamental en más de la mitad de la producción mundial de alimentos . Sin el uso de estos fertilizantes, los suelos de gran parte del planeta podrían producir solo una fracción de su capacidad actual y con un menor contenido de nutrientes.

Podría perderse el 2% de la producción mundial de maíz, trigo, arroz y soja

Según la International Fertilizer Association, si la guerra en Ucrania continúa y los precios del gas se mantienen lo suficientemente altos como para penalizar el suministro de fertilizantes, se podría perder cerca del 2% de la producción mundial de maíz, trigo, arroz y soja.

Para colmo, persiste el peligro de que el conflicto entre Rusia y Ucrania dificulte la entrega del trigo producido por estos dos países, ambos leader en la producción de trigo y cereales, provocando grandes problemas alimentarios especialmente en el África subsahariana.

Al final, la factura más pesada de la crisis alimentaria que se avecina la pagarán los países más pobres.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED