Cómo Vietnam derrotó a COVID-19… por ahora

¿Qué hay detrás de la historia de éxito de Vietnam en el control de la pandemia de coronavirus? Esto es lo que podríamos aprender…

Cómo Vietnam derrotó a COVID-19... por ahora

Si bien la polémica en España sobre cuáles son las medidas más efectivas a tomar para contrarrestar el COVID-19 y, al mismo tiempo, para no asestar un golpe fatal a algunos sectores económicos con medidas demasiado restrictivas, podría ser una buena idea mirar ejemplo fuera de las fronteras nacionales.

El país con el menor número de casos y muertes del mundo

De esta manera se pudo encontrar que uno de los países con menor tasa de casos y mortalidad en el mundo es Vietnam. Aquí, ha habido 1.100 casos de coronavirus y 35 muertes, y no ha habido transmisiones locales durante más de un mes. Sin embargo, incluso en este país, las soluciones para abordar la pandemia han mostrado luces y sombras.

En un país de casi 100 millones de habitantes, fronterizo con China y con una fuerte dependencia económica de su poderoso vecino, el gobierno ha logrado mantener bajo control las tasas de transmisión de COVID-19. ¿El secreto? Rápida toma de decisiones, información eficaz a la población y rastreo agresivo de contactos.

Por supuesto, como en muchos otros países, las restricciones de movimiento y las medidas de distanciamiento social para reducir la propagación del virus han afectado gravemente los medios de vida de las personas. Ahora, algunas familias dependen de la ayuda para sus necesidades básicas y otras, como los trabajadores informales, dependen únicamente de la asistencia de organizaciones benéficas.

El programa de ayuda del gobierno de 2.600 millones de dólares discrimina a una parte de la población, especialmente a los más vulnerables. Las personas que no tienen papeleo que presentar, las personas más pobres, se ven excluidas de la ayuda gubernamental.

Misma suerte para las minorías étnicas (unas 50) que hablan varios idiomas. Son incapaces de entender ni siquiera los mensajes en vietnamita sobre la pandemia que provienen de los mass media.

Las organizaciones humanitarias en Vietnam, que afortunadamente no se ven afectadas por los recortes budget (que probablemente serán el próximo año), están tratando de ayudar a las comunidades afectadas por la pandemia a través de programas de recuperación. También intentan hacerlos menos vulnerables a la próxima crisis.

Prevenir es más barato que curar

Volviendo en cambio a la estrategia seguida por las autoridades vietnamitas para derrotar al COVID-19, es bastante fácil resumir: prevenir es más barato que curar.

Las autoridades vietnamitas, conscientes de los límites de las capacidades del sistema de salud del país, han perseguido con determinación la opción más barata para responder a la pandemia: la prevención.

Sin embargo, la preocupación es grande, se avecina el riesgo de otro brote y el próximo puede ser más complicado que el anterior. Un brote que resultó en 35 muertes cuando, hasta entonces, Vietnam no había reportado ninguna transmisión comunitaria durante más de tres meses.

Teniendo en cuenta que no hay lecciones exhaustivas que aprender sobre algo que la ciencia aún no conoce bien, lo que asombra de Vietnam es la seriedad y compromiso con el que la población ha participado en la dolorosa lucha contra la pandemia. Un asombro al menos igual al que muestra cualquier vietnamita a quien intenta explicarle qué son los negadores o los no-mask occidentales.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED