Había una vez Venezuela, uno de los países más ricos del mundo

La excesiva dependencia de petróleo ha sido la pesadilla de un país que, en 1950, fue la cuarta economía más rica del mundo.

Una triple riqueza en comparación con España, cuatro veces la de Japón, doce veces más que China y también superior Australia, Canadá y Suecia. Este fue el Venezuela y su economía en 1950.

Un país cuya historia política ha sido siempre muy agitada, a partir de diez años de dictadura militar entre 1948 y 1958 y el impeachment por corrupción de Carlos Andrés Pérez en 1993. Todo esto en el contexto de una economía con enorme potencial.

Mucho más rico que España

Tras el descubrimiento de petróleo en el siglo XX, el país ha construido su economía su oro negro. Un recurso que hoy representa la columna vertebral de la riqueza nacional, con 300 mil millones de barriles de reservas probadas de petróleo.

El PIB per capita de Venezuela por año, en 1950, fue de 7.424 dólares, cuando de Estados Unidos fue de 9.573 dólares, mientras que el español de sólo 2.397 dólares. Desafortunadamente para Venezuela, esta riqueza no duraría mucho tiempo y la excesiva dependencia del petróleo, podría tener consecuencias desastrosas en el largo plazo.

De 1950 a principios de los años 80, la economía venezolana creció de manera constante y, en 1982, la economía seguía siendo el más rico de América Latina. Toda esta riqueza se utilizó para pagar los programas sociales, incluyendo el cuidado de la salud, educación, transportes y subsidios a los alimentos. Los trabajadores de Venezuela eran entre los mejor pagados en la región. Pero un poco más tarde las cosas se han deteriorado rápidamente…

A mediados de los años 80, el exceso de oferta mundial de petróleo y precios en caída libre, comenzará a masacrar a la economía venezolana, que no era diversificada fuera del sector de la energía.

La inflación llega y luego… hiperinflación

Y cuando los ingresos del petróleo, después de los años 80, se han reducido significativamente, Venezuela ha sabido lo que es la inflación. En 1989 tasas de inflación alcanzaron el 84,5% y en 1996 el 99,9%. Sin dinero suficiente procedentes de las exportaciones de petróleo, el gobierno imprime grandes cantidades de dinero en un intento de mantener el nivel de vida que el país estaba acostumbrado.

Cuando, en 1998,  Hugo Chávez fue elegido jefe del país, sus promesas fueron para reducir la pobreza y aumentar el estándar de vida de las personas, confiando aún más en las riquezas energéticas nacionales. Una política con buena fortuna cuando, en 2000, los precios del petróleo comienzan a volar hacia arriba.

Exactamente lo contrario de lo que ocurrió con la llegada al poder de  Nicolás Maduro, quien ha visto los precios del petróleo se derrumbó casi de inmediato. Cualquier intento de contrarrestar la inflación y la crisis fue en vano y la moneda nacional, el Bolívar, pronto se convertirían en residuos de papel.

Una de las economías más pobres del continente

Hoy en día, Venezuela es una de las economías más pobres de América Latina y, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional  (FMI), las cosas van a empeorar en los próximos años. Para el año 2022, el PIB per cápita (PPP) sólo será de 11.408 dólares cuando, el de España, sólo para obtener una comparación, será de 46.825 dólares.

De acuerdo al OPEP, Venezuela todavía basa el 95% de todas sus exportaciones en el petróleo. El resultado es que las fluctuaciones de los precios del petróleo crudo se reflejan directamente en la piel de todos los venezolanos. Su suerte económica puede fluctuar entre una extensa riqueza y la casi pobreza.

La dramática crisis de hoy y la hiperinflación están ahí para que todos lo vean. El país tiene la enorme escasez de alimentos, electricidad y otras necesidades básicas, mientras que el clima de violencia va en aumento. Cada vez más personas denuncian una situación real de crisis humanitaria, que deja casi sin palabras al pensamiento que Venezuela fue uno de los países más ricos del mundo. Pero la tragedia dentro la tragedia es la incapacidad del país a hacer nada para cambiar su economía, liberando el potencial que tiene.

La antigua fábula de Esopo sobre la cigarra y la hormiga sigue siendo de gran actualidad…

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.