La UE sanciona a Rusia, pero ruega reponer nuestros suministros de gas

Los expertos creen que los precios de gas en Europa podrían romper el récord de 4.000 dólares en un futuro próximo.

La UE sanciona a Rusia, pero ruega reponer nuestros suministros de gas

Los precios del gas natural no presagian nada bueno para nosotros, los europeos.

El «premio de guerra»

En los próximos días o incluso horas (difícil de predecir), los precios podrían romper el récord de 4.000 dólares por mil metros cúbicos. Según VYGON Consulting, en las próximas semanas, es posible que veamos un aumento a nuevos niveles record para lo que los traders denominan el «premio de guerra».

Hasta la fecha, los precios del gas natural en Europa nunca han alcanzado los 4.000 dólares, aunque alguna vez alcanzaron los 3.892 dólares. Esto es cuatro veces más alto que en febrero, cuando el gas valía 950 dólares (un precio muy alto de todos modos).

La espiral de sanciones está empujando a los mercados a descontar en los precios la posibilidad de un cierre parcial o total del suministro de gas ruso, así como el riesgo de que operaciones militares en territorio ucraniano puedan causar daños en la infraestructura de transporte de gas.

Además, como señalan los analistas de BCS World of Investments, los movimientos de precios se verán amplificados por el factor especulativo. Exactamente lo que sucedió en los últimos días cuando los futures colapsaron desde el máximo histórico (3.892 dólares) por debajo de 1.300 dólares.

¿Nos espera otra ola de alza?

El nivel de incertidumbre sigue siendo alto y la volatilidad de los precios del gas persistirá. Probablemente, en el caso de otras sanciones o un empeoramiento de las condiciones meteorológicas en Europa, podríamos ver una oleada de subidas, además del agotamiento de los stocks de la UE, ya por debajo de los niveles normales para esta época del año.

Los expertos creen que, al menos hasta finales de 2022, los precios del gas se mantendrán por encima de los 1.000 dólares los mil metros cúbicos. Hace aproximadamente un año, el índice Title Transfer Facility (TFF) fluctuó entre 250 dólares y 300 dólares, mientras que a fines del verano superó los 600 dólares, subiendo a 1.000 dólares a principios de octubre. Desde 1996 no se han visto precios tan consistentemente altos en Europa.

Una situación paradójica

Además, los políticos de la Unión Europea han caído en una situación tan paradójica que dudan de su capacidad y preparación para gestionar la emergencia en la que se encuentra el Viejo Continente. Por un lado, proclamaron su intención de reducir las compras de gas ruso, hasta cero a medio/largo plazo. Por otro lado, como los stocks de gas europeos están en su punto más bajo desde hace muchos años, quieren reponer estas reservas de aquí al próximo verano. Según Gazprom, es una empresa muy exigente que requiere volúmenes de gas muy importantes. Nunca se han bombeado tales cantidades en tan poco tiempo. Por supuesto, este esfuerzo afectará significativamente el costo del gas en el mercado.

Todo esto considerado, para los próximos meses, las previsiones apuntan a una situación muy difícil para Europa, con precios muy volátiles que alcanzarán nuevos máximos históricos, mientras los expertos se preguntan si las existencias europeas de gas se repondrán en el próximo invierno. De no ser así, los escenarios que se abren para los consumidores europeos son dramáticos: muchas empresas se verán obligadas a cerrar y los hogares se quedarán sin electricidad y sin calefacción.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED