La maldición de el Diamond Hope

Uno de los diamantes más hermosos y preciosos del mundo tiene orígenes sagrados. Según la leyenda, su profanación desató una maldición que perseguía a todos los que lo poseían.

La maldición de el Diamond Hope

La historia del Hope Diamond comienza alrededor de 1600, aunque sus orígenes exactos, así como los de la maldición que lo acompaña, siguen siendo oscuros.

Lo que sabemos con certeza es que fue comprado en India por un comerciante de gemas francés, Jean-Baptiste Tavernier, en 1660. Probablemente fue extraído de la mina Kollur, en el distrito Gunter de Andhra Pradesh, y luego colocado en una estatua de Sita, la diosa esposa de Rama, quien fue el séptimo Avatar de Vishnu. Pero alguien arrancó el diamante de la estatua para venderlo, desatando lo que se convirtió en la maldición del Diamante Hope.

Una impresionante piedra de 115 quilates

Cuando Tavernier regresó a París con esta impresionante piedra de 115 quilates, decidió vendérsela al rey Luis XIV, quien la cortó en numerosas gemas, la más grande de las cuales era de 67 quilates y la rebautizó como Diamante Azul de la Corona de Francia o, simplemente, el “azul francés”. El bisnieto de Luis XIV, el rey Luis XV, hizo colocar el diamante en un hermoso colgante que, con los años, pasó a ser propiedad de Luis XVI y se cree que lo usó su esposa María Antonieta.

Luis XVI y María Antonieta, después de la Revolución Francesa, fueron guillotinados en 1793. Sus cuellos, de los que una vez colgó el «Azul francés», fueron cortados. En los dramáticos hechos de aquellos días, la piedra fue robada y sus huellas se perdieron durante años.

Los problemas económicos y la mala suerte acechan a los propietarios

Recién en 1812 un comerciante de diamantes de Londres, Daniel Eliason, describió una piedra azul de 45,54 quilates, que resultó ser un corte basto del Diamante Azul de la Corona de Francia. Se piensa que pudo haber pasado a formar parte de las propiedades de Jorge IV, aunque no existen registros oficiales que lo demuestren. Sin embargo, lo cierto es que un banquero londinense, Thomas Hope, compró el diamante por entre 65.000 y 90.000 dólares y, desde entonces, la gema se conoce como Hope Diamond.

Cuando Thomas Hope murió en 1839, sus herederos libraron una larga batalla legal por la piedra. Henry Thomas Hope, su nieto, finalmente la heredó y la exhibió en la Gran Exposición de Londres en 1851 y en la Exposition Universelle de París en 1855. Su esposa Anne Adele heredó la gema cuando Hope murió en 1862. Posteriormente, la piedra rebotó entre nuevos dueños por muchas décadas más, muchos de los cuales tenían grandes problemas financieros que los obligaron a vender el diamante para cubrir sus deudas. Es durante este tiempo que un gran número de personas están convencidas de la maldición del Hope Diamond.

La maldición del diamante también sacudió al reino otomano

A principios de 1900, Simon Frankel, un famoso comerciante de diamantes, compró el diamante maldito, pero su negocio cayó en desgracia, tanto que lo denominó «diamante hoodoo«. Logró vendérsela al sultán otomano Abdulhamid, quien a su vez tuvo problemas financieros y su reinado se tambaleó, obligándolo a vender la piedra.

Fue entonces Pierre Cartier, un nombre muy famoso en el sector de la joyería, quien lo compró y luego lo revendió a Evalyn Walsh McLean, una mujer rica de la alta sociedad estadounidense, acosada desde entonces por la mala suerte. Perdió a dos niños pequeños mientras su esposo estaba hospitalizado a la edad de 40 años y el diamante Hope tuvo que ser vendido tras su muerte para cubrir las deudas acumuladas.

En ese momento fue Harry Winston, un comerciante de diamantes de Nueva York, quien lo compró y, en 1958, lo donó al Smithsonian, el famoso museo estadounidense donde ahora está a la vista del público… al menos a todos los que no creen en las maldiciones.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED