Guerra del gas: nada va como había previsto Bruselas

La Unión Europea creía que reducir las exportaciones de gas ruso obligaría a Putin a cerrar parte de la producción de gas natural o quemarlo.

Guerra del gas: nada va como había previsto Bruselas

Cuando la Unión Europea (UE) decidió luchar contra Putin, una de las razones inspiradoras fue la hipótesis de que Rusia no podía permitirse una caída en sus exportaciones de petróleo y gas. Algunos expertos europeos argumentaron que si se detiene la producción de un yacimiento de petróleo o gas, el yacimiento corre el riesgo de volverse improductivo para siempre.

Gazprom no perderá sus yacimientos de gas como esperaba Bruselas

Pero las cosas resultaron muy diferentes y Gazprom encontró una manera de evitar la pérdida permanente de la producción de gas natural, mientras que el exceso quemado al aire libre está disminuyendo. Según los datos de satélite mostrados por Bloomberg sobre la producción de Gazprom, parece evidente que este fenómeno ha disminuido significativamente desde el inicio de la guerra en Ucrania (en el último mes ha descendido un 28% respecto a hace un año).

Como señalan los analistas, la razón principal es que Gazprom está produciendo menos en este período, como ocurre todos los años. De hecho, la demanda de gas natural siempre ha sido muy estacional y, por ello, Gazprom ha organizado la producción en sus mayores campos para poder aumentarla o disminuirla con relativa rapidez. En otras palabras, Gazprom no perderá terreno como esperaba Bruselas.

Mientras tanto, lo cierto es que la mayor parte de los flujos de gas hacia Europa se han agotado definitivamente tras el sabotaje de Nord Stream 1 y Nord Stream 2. Algo que parece perfectamente acorde con los planes de la UE de desvincularse por completo del gas ruso, pero que dará lugar a enormes problemas durante el proceso de desconexión.

Grave escasez de energía y grandes problemas durante al menos 4 años.

Según un informe de Rystad Energylos países europeos corren el riesgo de escasez de gas desde el próximo año hasta 2025 si Rusia detiene todas las entregas de gas al continente. Habrá que esperar hasta la segunda mitad de la década para ver crecer las importaciones de GNL, que en el corto plazo no podrán cubrir la pérdida de suministros rusos.

Desafortunadamente para los ciudadanos y las empresas europeas, en los planes de guerra energética de Bruselas también existe la voluntad de aplastar la demanda interna. La UE ha aprobado una propuesta de la Comisión Europea para reducir un 15% la demanda de gas en todos los países miembros este invierno. Inicialmente eran recortes voluntarios pero ahora se están haciendo obligatorios.

Volviendo al campo de batalla de la energía, parece que Gazprom está resistiendo el golpe de perder la mayor parte del mercado europeo mejor de lo que Bruselas nunca quiso ver. De hecho, el arma ganadora de Gazprom fue una flexibilidad de producción que permitió la gestión óptima de una commodity cuyos modelos de demanda son muy variables según la temporada.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED