MR banner newsletter

Dos grandes problemas para Europa en Bielorrusia: petróleo y gas

Cuando el petróleo y el gas están involucrados en la seguridad energética, las consideraciones sobre la democracia pueden quedar en segundo plano.

Dos grandes problemas para Europa en Bielorrusia: petróleo y gas

La delicada situación de Belarús (el nombre usado actualmente por los organismos oficiales en Bielorrusia) no es solo una cuestión de democracia. Al menos para la Unión Europea

De hecho, la ubicación geográfica de Bielorrusia, una nación sin litoral de 9,5 millones de habitantes, es muy estratégica ya que conecta el este con el oeste. Si la agitación en el país aumenta, podría haber una interrupción en el suministro de energía para Europa.

¿Democracia en Bielorrusia o seguridad energética en Europa?

Aunque en los últimos años la atención europea por su seguridad energética se ha dirigido hacia Ucrania, ahora descubrimos la importancia subestimada de Bielorrusia .

En el país de Lukashenko, el último dictador de Europa impugnado por manifestantes en revuelta, existen dos importantes oleoductos para el transporte de petróleo y gas.

Uno es el oleoducto Druzhba, una maravilla de la ingeniería construida en la década de 1960. Es la red de oleoductos más larga del mundo y una de las más grandes. Se llama tubería de la amistad porque suministró energía barata a las naciones comunistas de Europa del Este. Actualmente, Rusia puede exportar alrededor de 1,4 millones de barriles por día gracias a este oleoducto.

El otro es el gasoducto Yamal-Europe Natural Gaseline, otra extensión importante de la estrategia energética de Moscú. En este caso la construcción se remonta a después de la Guerra Fría, en 1992. El gasoducto puede transportar 33 mil millones de metros cúbicos de gas natural al año, lo que representa alrededor del 17 por ciento de las exportaciones de gas de Rusia a Europa.

Rusia no permitirá un escenario ucraniano

Aunque Bielorrusia depende en gran medida de Rusia, las relaciones con Europa antes de las últimas elecciones estaban mejorando. Lukashenko, impulsado por los temores de una fusión con Rusia, trató de fomentar partnership con Occidente.

Ahora, por un lado, Rusia hará todo lo posible para evitar un escenario ucraniano, por otro lado, la Unión Europea está dividida sobre cómo responderLukashenko se ha convertido en el dictador malvado a los ojos de la opinión pública occidental, pero el valor estratégico de Bielorrusia para la seguridad energética de Europa es demasiado grande para desencadenar una fuerte respuesta en su contra.

Cínicamente, puede ser más importante que los grifos de petróleo y gas de Belarús permanezcan abiertos en lugar de encontrarse en un escenario de caos similar al de Libia. Es mejor aguantar a un dictador en Bielorrusia que permanecer al frío en Europa.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED