Control de precios, una receta fácil fácil pero que no funciona

La historia reciente y lejana nos ha enseñado que el control de precios no funciona. Además, es la antecámara para el racionamiento de mercancías.

Control de precios, una receta fácil fácil pero que no funciona

La inflación se está disparando en muchas partes del mundo. En España está aumentando a una tasa oficial del 10,7%. Pero, como todos los consumidores saben, la inflación real, que afecta principalmente a los alimentos, es al menos el doble.

Sin embargo, podría ser aún mayor si los bancos centrales no hubieran subido las tasas de interés, precisamente para combatir la agresión de la inflación. Por supuesto, las tasas de interés más altas significan que las empresas y los consumidores que piden dinero prestado tienen que pagar más por sus deudas. Como resultado, la política de subir las tasas no es nada popular.

La gran tentación de los gobiernos: controlar los precios

Hay, sin embargo, otra herramienta que fascina enormemente a nuestros políticos, además de tener un gran control sobre el consenso popular. Se trata de control de precios. Controlar el precio del gas, la gasolina, los alimentos o los alquileres es una tentación a la que cada vez más gobiernos no pueden escapar.

Sin embargo, es una medida que no funciona, como lo demuestran numerosas experiencias en todo el mundo, tanto en el presente como en el pasado.

Las experiencias presentes y pasadas hablan por sí solas: el control de precios conduce a la escasez de bienes

Fue el 15 de agosto de 1971 cuando el presidente estadounidense Richard Nixon anunció: “Hoy ordeno congelar todos los precios y salarios en los Estados Unidos”. En unas pocas semanas, muchos productos desaparecieron de los estantes de las tiendas porque los fabricantes habían dejado de fabricarlos porque no podían obtener ganancias al precio impuesto por el gobierno.

Pero existen numerosos ejemplos en todo el mundo de gobiernos que no han resistido la tentación de controlar los precios. En Venezuela existen estrictos controles de precios desde hace casi dos décadas y, desde entonces, ha comenzado la escasez de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad. Los productores han dejado de producir porque no pueden obtener ganancias con los precios impuestos por el gobierno. En consecuencia, la única forma que tienen las personas de comprar los bienes y servicios que necesitan es recurrir al mercado negro, donde los productos se venden a precios más altos.

Incluso en los países desarrollados, no faltan ejemplos de lo que sucede cuando el gobierno controla los precios. En Viena, alrededor del 60% de los residentes vive en casas que son propiedad del municipio o de cooperativas sin fines de lucro financiadas por el estado. De hecho, en la capital austriaca hay alquileres muy asequibles, pero solo para aquellos que puedan encontrar habitaciones a un precio controlado. Para todos los demás, los precios son mucho más caros que en la mayoría de las otras ciudades europeas. Además, los contratos de arrendamiento han dado lugar a una gran cantidad de trampas. Es habitual que el inquilino subarrenda su apartamento en el mercado negro a precios muy por encima del precio controlado. Por el contrario, en los edificios donde los alquileres se pueden aumentar después de que el inquilino se va, los propietarios ofrecen a los inquilinos grandes bonus por irse, después de lo cual aumentan los alquileres al precio de mercado.

Paso 1: precios comprobados. Paso 2: racionamiento

Ya se trate de alimentos, combustible o vivienda, la historia nos ha enseñado que el control de precios conduce inevitablemente a la escasez. Y la única forma de evitarlos es el racionamiento, como vivieron nuestros abuelos durante la Segunda Guerra Mundial. El racionamiento permite a las personas comprar solo cantidades limitadas de bienes a un precio controlado, para evitar que se agoten.

Por eso, no olvides que los precios controlados son el primer paso hacia el racionamiento, una versión del futuro que se parece mucho al pasado más oscuro de la historia del siglo pasado. Cuando un gobierno quiere controlar los precios, medida generalmente recibida con aplausos por la población, está inevitablemente abriendo la puerta al racionamiento de mercancías.

Los que abogan por el control de precios harían bien en reflexionar sobre lo que dijo Albert Einstein: “La locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED