Costará mucho dejar el gas ruso. ¿Los ciudadanos son conscientes?

El precio que Europa tiene que pagar para romper con el gas y el petróleo rusos sigue aumentando, principalmente por los metales que se utilizarán para la transición energética.

Costará mucho dejar el gas ruso. ¿Los ciudadanos son conscientes?

Hasta ahora, Europa disfrutaba de gas ruso barato, fácil de transportar y en grandes cantidades. Por lo tanto, la producción nacional se ha reducido, o se ha clausurado por completo, de centrales eléctricas de carbón y reactores nucleares. Ahora, en plena emergencia energética, la Unión Europea (UE) quiere salir de la dependencia energética rusa.

Cuando las cuentas se hacen en ausencia del tabernero (acero, cobre y aluminio)

Al menos, dado el momento de este revés, ningún político puede jactarse jamás de haber sido previsor. Sin embargo, algunos piensan que «más vale tarde que nunca«, aunque la nueva política energética de la UE deberá tener en cuenta los retrasos y los miles de millones de dólares en costos adicionales, ya que la guerra en Ucrania ha hecho que el acero, el cobre y el aluminio sean escasos y muy caros.

En definitiva, la idea de Bruselas es sustituir rápidamente los combustibles fósiles rusos y aumentar la producción a partir de fuentes renovables para 2030. Por tanto, avanza a toda máquina con el gas licuado (GNL) procedente de Estados Unidos y con la construcción de nuevas regasificadoras. Alemania construirá dos, Francia quiere retomar las conversaciones con España para construir un gasoducto que conecte con las regasificadoras españolas y Reino Unido se lanzará a producir por sí solo más energía eólica, solar y nuclear.

Solo de acero se necesitarán 52 millones de toneladas

Un hermoso proyecto el de Europa. Lástima que, además de llegar tarde, no tiene en cuenta la realidad de las cosas. De hecho, los precios de los materiales necesarios continúan aumentando y su disponibilidad disminuyendo. Durante el año pasado, el Bloomberg Commodity Spot Index creció un 46% y los metales como el acero, el cobre y el aluminio alcanzaron niveles record.

Según Bloomberg, los proyectos de energía de la UE para casi triplicar la capacidad eólica y solar esta década, solo en términos de acero, podrían requerir alrededor de 52 millones de toneladas. La instalación de 290 gigavatios de energía eólica y 250 gigavatios de energía solar (tal como prevé la Comisión Europea) costará solo unos 65.000 millones de euros de acero a los precios actuales del mercado. Además, según Rysted Energy AS, si no se comprará acero de Rusia y Ucrania, actualmente un importante exportador de acero para la construcción de turbinas y gasoductos, los costos de los proveedores alternativos serán al menos un 50% más altos.

Cuando los costos aumentan demasiado, los proyectos corren el riesgo de encallar

En otras palabras, solo teniendo en cuenta el acero, la implementación de nuevos proyectos de transición energética será mucho más costosa de lo previsto. Si luego ampliamos el análisis al cobre, según Bank of America, dado que Europa necesitará unas 7,7 millones de toneladas para 2030, las subidas de precios de este año suponen un recargo de unos 7.600 millones de dólares a costes iniciales estimados.

Pero, como saben quienes operan en el mercado de los metales, en los próximos años podría haber otras alzas de precios ante la escasa disponibilidad, mientras todos quieren acelerar la transición energética y todos necesitan los mismos materiales.

¿Podemos permitirnos el riesgo de costos completamente fuera de control en proyectos tan vitales y gigantescos? Decisiones tan importantes para nosotros y para las próximas generaciones no deben tomarse en un pispás y sobre la ola de emociones. Por el contrario, deberían ser ponderadas más a fondo y, sobre todo, los ciudadanos deberían estar plenamente informados para ser conscientes de lo que les espera. Todo lo contrario de lo que está pasando…

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED