Bulgaria da marcha atrás con el gas ruso. ¿Banco de pruebas para UE?

Bulgaria se está preparando para reanudar la compra de gas natural a la rusa Gazprom. Según el gobierno búlgaro, este es un paso inevitable, ya que no hay alternativas.

Bulgaria da marcha atrás con el gas ruso. ¿Banco de pruebas para UE?

Cuando Putin impuso el pago en rublos a los clientes de gas rusos, todos los países europeos se negaron a pagar. Luego, semana tras semana, las posiciones se suavizaron y la Comisión Europea dio instrucciones para que los compradores enviaran el pago en euros o dólares a Gazprombank, que luego convierte la cantidad en rublos y los transfiere a Gazprom.

Para Bulgaria, usar gas ruso ahora es inevitable

Incluso Bulgaria, uno de los primeros países en rechazar categóricamente el gas ruso, se ve ahora obligada a dar marcha atrás. Según el gobierno provisional en funciones en el país, usar gas ruso es inevitable porque no hay proveedores alternativos. El GNL de EE. UU. tardaría meses en llegar al país ya que, con la fuerte demanda de gas en Europa, ya se han reservado todos los slot disponibles para las terminal de importación cercanas.

Para completar el complicado panorama energético, Bulgaria tiene reservas de gas muy bajas y el invierno se acerca.

De hecho, el caso de Bulgaria demuestra cuán dependiente es la Unión Europea (UE) del gas ruso y que las interrupciones graves del suministro probablemente conducirían al caos. En cualquier caso, en medio de sanciones a Rusia y restricciones, el futuro es de precios record de la electricidad.

El mercado eléctrico ya está fuera de control

Según Bloomberg, esta semana comenzó con precios cercanos a los 660 euros por MWh en Alemania y por encima de los 730 euros en Francia. Teniendo en cuenta que hace dos años el precio típico de la electricidad en toda Europa no superaba los 50 euros por MWh, es fácil entender lo descontrolado que está el mercado.

En este contexto, la ciudad holandesa de La Haya solicitó a la UE una exención temporal de las sanciones antirrusas porque no pudo encontrar un proveedor de gas alternativo dado que no se presentaron postores en la licitación lanzada por las autoridades en julio.

Nos esperan de cinco a diez años de crisis energética

Pero lo que no está claro para todos es que si la UE no cambia de estrategia, la crisis energética está destinada a durar mucho tiempo. El primer ministro belga, Alexandre De Croo, prevé que «los próximos cinco a diez inviernos serán muy difíciles«.

Con perspectivas tan negativas, el caso de Bulgaria podría dar esperanzas de que se pueda abrir el camino a un mayor pragmatismo y sensatez por parte de los líderes de la UE. De hecho, como todo el mundo sabe pero pocos dicen, la solución a la crisis energética está enteramente en manos europeas: poner fin a las sanciones contra Rusia y sentarse a la mesa de negociaciones con PutinBulgaria nos dice que es solo cuestión de tiempo antes de que esto suceda. Pero cuanto más espere la política para admitir sus errores, mayor será el daño para los ciudadanos y las empresas de toda Europa.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED