Sanciones occidentales contra Rusia. Por eso no funcionaron…

Europa y Estados Unidos han lanzado una serie de sanciones sin precedentes para destruir la economía rusa, pero sin éxito. El rublo se desplomó casi un 50% inmediatamente después de las sanciones, pero desde entonces ha vuelto a los niveles anteriores a la guerra.

Sanciones occidentales contra Rusia. Por eso no funcionaron...

Aproximadamente 3 meses después del inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, después de los paquetes de sanciones económicas contra Rusia y después de que nuestros periodistas locales nos explicaran lo dolorosas que habrían sido las sanciones para los rusos, cada vez es más claro que la economía rusa está lejos de ponerse de rodillas. Por el contrario, los efectos negativos de las sanciones comienzan a sentirse en las economías occidentales.

«¡Las sanciones aplastarán la economía rusa!» Entonces nos dijeron…

En un mundo globalizado que ya sufre problemas en la cadena de suministro, escasez de energía y recesiones económicas, las sanciones occidentales no han aplastaron a Rusia como alardeamos descaradamente ante los políticos y los mass-media europeos.

Nadie puede decir con certeza que se trata de sanciones menores, dado que una de ellas, la del Banco Central de Rusia, ha congelado esencialmente más de 300.000 millones de dólares de las reservas de divisas del país. Además, se prohibió la exportación a Rusia de tecnología de punta, equipos para la industria energética y tecnologías aeroespaciales.

Estados Unidos ha prohibido las importaciones de petróleo crudo, gas, carbón, productos crudos y cualquier otro producto energético ruso de Rusia. Empresas internacionales como McDonald’sCoca-ColaApple y BP han abandonado el país. Las consecuencias inmediatas fueron el hundimiento del rublo que perdió casi el 50% de su valor frente al dólar, mientras la bolsa de valores de Moscú estaba cerrada. Todo esto tuvo lugar cuando Occidente se jactó de haber logrado sembrar el caos económico en Rusia.

El rublo se fortaleció más que cualquier otra moneda

Pero el entusiasmo de los defensores de las sanciones estaba destinado a desaparecer en poco tiempo. Hoy, el rublo está nuevamente por encima de los niveles anteriores a la guerra, lo que deja a los observadores asombrados de cómo logró sobrevivir. No solo eso, el rublo se ha convertido en la moneda de mejor performance del mundo este año.

Otros indicadores, como el hecho de que el Banco Central haya bajado el tipo de interés del 17% al 14% o los índices de consumo moviéndose con normalidad, indican claramente que la economía rusa resiste las sanciones.

El secreto de la economía rusa, que incluso los economistas más inexpertos deberían saber

Pero, ¿cómo sobrevivió Rusia a lo que se suponía que sería el arma definitiva de Occidente para aplastar la economía de Putin?

Primero, Rusia tiene una posición única como exportador neto de energía y alimentos clave. Esto le permitió mantenerse a flote. Si, por ejemplo, se hubieran impuesto sanciones similares a un importador neto como China, probablemente habrían llevado a la desindustrialización, la hambruna y los disturbios masivos.

Pero la economía rusa es otra cosa, capaz de gestionar un surplus comercial masivo gracias a sus exportaciones de energía, también gracias a los precios del petróleo y el gas en máximos de varios años. Además, sus fuertes relaciones comerciales con China e India han asegurado muchas divisas, que no faltan ni siquiera por parte de la UE, que se ve obligada a pagar gas y petróleo a Rusia.

A pesar de que las agencias de rating advirtieron sobre un default de deuda inminente por parte de Rusia en abril, el país ha podido honrar su deuda.

La guerra de sanciones aún es larga y los daños serán graves, tanto para Rusia como para Europa

Ciertamente, Rusia está sobreviviendo a las sanciones mejor que casi cualquier otro país, incluso si las perspectivas a largo plazo no son buenas. El país enfrenta el problema de acceder a las tecnologías y bienes necesarios para mantener industrias clave. Además, la reducción de la demanda de sus exportaciones de petróleo y gas debilitará su economía. En otras palabras, todavía queda un largo camino por recorrer para que la economía rusa pueda decir que ha sobrevivido con poco daño a las sanciones occidentales.

Por otro lado, como es una guerra, también se debe evaluar el daño que se le hace a la otra parte en el campo, que somos nosotros. Pero esta es otra historia que, en cualquier caso, los ciudadanos europeos ya están viviendo en su propia piel y, con el paso del tiempo, podrán evaluar los efectos dramáticos en sus bolsillos y en sus vidas.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED