¿Por qué hay que tener tanto miedo a «esta» inflación?

La inflación que nos dijeron que sería temporal se está volviendo estructural y, esta vez, los bancos centrales no pueden hacer mucho para contrarrestarla.

¿Por qué hay que tener tanto miedo a "esta" inflación?

«Más hamburguesas y menos filetes«. Así lo dijo Alan Greenspan (expresidente de la Fed) al describir los efectos de la creciente inflación y el comportamiento de los consumidores que tienen que cambiarse a algo más barato.

En España, la inflación alcanzó el 9,8% en marzo y en toda Europa galopa a niveles cada vez más altos. En Estados Unidos ha alcanzado incluso los niveles más altos desde 1981, concretamente el 8,5%.

Cuando dijeron que no nos preocupáramos por la inflación…

Hace tan solo unos meses, había políticos y economistas que predicaban que no había que preocuparse por la inflación, ya que se trataba de un fenómeno temporal. La lista de profetas fracasados ​​es larga: Christine Lagarde (número uno del Banco Central Europeo), Mario Draghi (Primer Ministro de Italia), Jerome Powell (presidente de la Reserva Federal americana), etc. etc.

Sin embargo, quienes se ensuciaron las manos dentro de la economía real, ciudadanos y empresarios, tenían desde hacía tiempo la clara percepción de que el equilibrio inflacionario de los últimos años se había roto, tanto que hoy nos encontramos en medio de la peor inflación de los últimos cuarenta años. 

Entre otras cosas, en un país como Estados Unidos, si la inflación se calculara como en los años 80, la tasa sería al menos el doble de la tasa oficial. De hecho, hasta la fecha, el índice de precios al consumidor está sujeto a ajustes hedónicos, según una teoría que sostiene que cuando la calidad de los bienes o servicios mejora, su costo real disminuye, incluso si los consumidores siempre pagan el mismo precio por ellos. En la práctica, sin entrar en los detalles de la teoría, los ajustes hedónicos subestiman los aumentos reales de precios. ¿Un ejemplo? Un televisor que hubiera costado 1.000 dólares en 1996 debería costar 22 dólares hoy. Todo el mundo sabe que no hay televisores de 20 dólares, sin embargo, la teoría de los ajustes hedónicos funcionan así.

Los salarios fijos se vuelven más pobres

Pero más allá de los aspectos teóricos, hay algunas noticias realmente malas. Una inflación tan alta no solo es desagradable, sino que literalmente puede destruir la base económica de toda una sociedad. Esto se debe a que hace imposible que las personas que dependen de sus trabajos para obtener ingresos puedan mantenerse al día con el aumento de los precios. De hecho, los salarios casi nunca corren como la inflación.

Además, la inflación también desencadena otra actitud en las personas: la codicia. Muchos se ven obligados a comprar más alimentos de los que pueden comer porque temen que se acaben. Este comportamiento genera escasez de bienes, algo que pocos españoles han experimentado alguna vez en su vida.

La inflación también conduce a políticas que generan más inflación. Por ejemplo, a medida que la inflación devasta el poder adquisitivo de los asalariados, crece la presión política por un «ingreso básico universal» o «salario digno» .

¿Es todo culpa de los ricos?

Finalmente, la inflación a menudo genera una polarización política hacia los extremos. Por ejemplo, se culpa a los ricos de la inflación, porque son los que más se benefician. De hecho, pueden comprar asset productivos cuyos rendimientos aumentan con la inflación y su poder adquisitivo no se ve afectado por ella, como ocurre con quienes viven únicamente de sus salarios.

Como resultado, aumentan las presiones para tasar los más ricos.

Los bancos centrales con las manos atadas

Algunos esperan que los bancos centrales, encabezados por el BCE y la FED, puedan controlar esta inflación elevando las tasas de interés. Desafortunadamente, incluso en este frente, hay malas noticias. Tanto en Europa como en Estados Unidos, los bancos centrales tienen las manos atadas debido a la enorme deuda pública.

En teoría, por muy alta que aumente la inflación, los bancos centrales podrían aumentar aún más las tasas de interés. Lástima, sin embargo, que tasas más altas impliquen intereses sobre bonos del gobierno más altos y, cuando la deuda pública es enorme, significa provocar el incumplimiento de pago de un país en muy poco tiempo.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED