El plan energético UE no salvará a los productores de aluminio

La Comisión Europea ha presentado un plan de emergencia para la crisis energética. El plan incluye un nuevo impuesto y un marco sobre el tope a los precios de la energía.

El plan energético UE no salvará a los productores de aluminio

La semana pasada Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, hizo una propuesta que hace tan solo unos años habría sido tildada de impresentable en democracia. De hecho, exigió que los gobiernos impongan un techo a los ingresos de los productores de energía que hayan obtenido ganancias inesperadas.

Un nuevo impuesto al estilo venezolano

Este nuevo impuesto, que recuerda el estilo venezolano de manejar la economía, ha sido denominado contribución solidaria y tiene como objetivo obtener dinero adicional para repartir entre quienes más lo necesitan. Sin embargo, las consecuencias no deseadas de tal plan abundan y, como señaló JP Morgan, una de las más graves es el desincentivo a la inversión en petróleo y gas en un momento en que la inversión mundial en este sector ya es menor de lo que debería ser en a la luz de las previsiones de demanda.

Si bien las grandes empresas energéticas se oponen rotundamente al plan, algunos actores económicos han acogido con satisfacción las propuestas de la Comisión. Sin embargo, para todos está claro que se trata de medidas insuficientes para paliar los graves problemas a los que se enfrentan los sectores industriales más intensivos en energía como el aluminio, el zinc, los fertilizantes o el vidrio.

La industria europea del aluminio avanza hacia la erradicación

Es cierto que la nueva contribución solidaria podría proporcionar un alivio inmediato a los sectores intensivos en energía (siempre que se implemente rápidamente) pero, como también señala European Aluminium, se trata de medidas insuficientes, que no salvarán a los productores europeos de aluminio de una mayor recortes de la producción, la pérdida de puestos de trabajo y quizás el cierre definitivo de fábricas. Según Paul Voss, director de European Aluminium, “No solo está en juego nuestra competitividad. La industria europea del aluminio se enfrenta a la erradicación”.

Los costos de energía representan el 40% de los costos totales de producción primaria en condiciones normales pero, en estas condiciones, han crecido dramáticamente. Para fines de este año, se espera que la asombrosa pérdida de la capacidad de producción de aluminio primario se estime en 1,1 millones de toneladas. Una cifra que representa el 50% de la capacidad de producción de aluminio primario de toda la Unión Europea.

Vale la pena señalar que los problemas enumerados anteriormente son lamentablemente un hecho, mientras que las propuestas presentadas por Von der Leyen son solo promesas, todas extraordinariamente complejas, casi imposibles de elaborar e implementar a tiempo para el invierno, incluso si hubiera consenso político entre todos los estados miembros, que no existe.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED