Fuga de la crisis energética: las empresas europeas eligen EE.UU.

La guerra en Ucrania está disparando los costos de energía en Europa. En Estados Unidos, en cambio, los precios son relativamente estables y hay incentivos a la energía verde que están atrayendo a muchas empresas.

Fuga de la crisis energética: las empresas europeas eligen EE.UU.

Las consecuencias de la crisis energética que azota a Europa divide a los expertos entre quienes creen que también dañará a Rusia y quienes creen que solo las economías europeas se verán afectadas. Sin embargo, todos coinciden en que hay un gran ganador: la economía estadounidense.

Con precios de gas insostenibles, quienes producen acero, aluminio, fertilizantes y otras materias primas intensivas en energía están trasladando sus operaciones a los Estados Unidos, donde los precios de la energía son más estables y hay un fuerte apoyo del gobierno.

La desindustrialización de Europa

Como escribió el Wall Street Journal, los cambios bruscos en los precios de la energía y los persistentes problemas de la cadena de suministro están conduciendo a una nueva era de desindustrialización en la Unión Europea (UE). En medio de crecientes dificultades para las empresas intensivas en energía, todo parece empujar hacia Estados Unidos.

OCI, una empresa química con sede en Amsterdamredujo drásticamente su producción europea de amoníaco y, en cambio, aumentó las importaciones a través del puerto de Rotterdam. Lo más importante, decidió expandir una planta de amoníaco en Texas con una inversión valorada en varios cientos de millones de dólares.

“Es un juego de niños ir a producir a Estados Unidos”

La empresa de joyería danesa Pandora y el fabricante de automóviles alemán Volkswagen han anunciado que ampliarán sus negocios en Estados Unidos. Mientras tanto, Tesla suspende sus planes de producir celdas de batería en Alemania. El gigante químico alemán BASF, uno de los mayores compradores de gas natural de Europa, ha recortado la producción en sus plantas de Bélgica y Alemania.

ArcelorMittal, el gigante siderúrgico con sede en Luxemburgo que ha decidido recortar la producción en dos plantas alemanas, ha registrado en cambio resultados mejores de lo esperado gracias a una inversión en una planta de Texas que produce briquetas de hierro en caliente (HBI), que se utiliza para la producción de acero.

Si la UE no puede encontrar gas barato o aumentar las energías renovables, es seguro que las empresas empezarán a buscar en otra parte. Y es que, como afirma el director general de una importante empresa europea, “es un juego de niños ir a producir a Estados Unidos”.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED