“Comer… ¡pero cuánto me cuesta!”. La inflación de alimentos se dispara

Los productores de alimentos están subiendo los precios debido a los mayores costos, pero la inflación de los alimentos varía considerablemente de un país a otro.

“Comer… ¡pero cuánto me cuesta!”. La inflación de alimentos se dispara

Cada vez más consumidores se ven afectados por el estrés de la inflación alimentaria. Precios de los alimentos que siguen subiendo y frustración por tener pocas alternativas ya que son bienes esenciales para poder sobrevivir.

Para paliar en parte este sentimiento generalizado de rabia mezclada con impotencia, es importante conocer las razones por las que los precios de los alimentos están subiendo.

El gran problema del aumento de los costes de producción

La demanda mundial de alimentos sigue siendo fuerte, pero es en el lado de la oferta donde existen problemas importantes, causados ​​por los aumentos en los costos de producción de los agricultores. Por ejemplo, según el Grupo ING, en los Países Bajos fueron los aumentos de energía, combustible y fertilizantes los que pusieron a los agricultores en la cruz. Pero al descender en la cadena de suministro, encontramos que los costos más altos de energía, empaque y transporte han afectado a todos los involucrados.

Si bien los grandes productores de alimentos cuentan con herramientas para protegerse del riesgo de fluctuaciones de precios (hedging), nada pueden hacer frente a precios que continúan viajando a máximos históricos. Gigantes de la industria como UnileverDanoneLactalis y Nestlé estiman un aumento del 10-15% en los costos de sus compras en 2022. Además, estas empresas declararon recientemente que seguirán subiendo los precios de los productos que venden para defender sus márgenes. Por otro lado, si este camino no logra proteger los márgenes operativos de la empresa, la siguiente opción sería la desinversión de las actividades de menor rendimiento.

En Turquía y Argentina, la inflación de los alimentos es del 60-70%

Aunque no es un consuelo, lo que estamos presenciando en España o en otros países europeos no es lo peor. En Turquía y Argentina, por ejemplo, los niveles de inflación de alimentos alcanzaron 60-70% en marzo, ligeramente por encima de la inflación general en estos países. En el mismo mes, los precios de los alimentos en países como RusiaMéxico y Brasil aumentaron entre un 10% y un 20%.

En Europalos países que están peor son Hungría, Polonia y Rumania con una inflación de alimentos en el primer trimestre de 2022 cercana al 10%. Los más afortunados son BélgicaIrlanda y Francia, que muestran un aumento de los precios de los alimentos en torno al 2,5%. Entre estos dos extremos también se encuentran ItaliaAlemaniaEspaña y Holanda, con una inflación de alimentos en torno al 5% (datos de Eurostat).

La inflación y la disponibilidad de alimentos son un gran problema para muchos países de Oriente Medio y África subsahariana, donde las familias gastan una parte importante de sus ingresos en alimentos. Esto hace que las poblaciones de estas regiones sean mucho más vulnerables al aumento de los precios de los alimentos.

Finalmente, una mala noticia más. Según analistas del Grupo ING, la inflación de alimentos aún no ha alcanzado un punto de reversión.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED