MR banner newsletter

¿Qué sorpresas nos deparan las materias primas para 2022?

Una descripción general de las expectativas del mercado de materias primas para el próximo año: petróleo, gas natural, metales industriales, metales preciosos y materias primas agrícolas.

¿Qué sorpresas nos deparan las materias primas para 2022?

2021 declaró a las commodity como la clase de activos con mejor rendimiento. El índice de Bloomberg Commodity ha crecido aproximadamente un 25% desde principios de año pero, en determinadas épocas del año, incluso había alcanzado el +35%.

No fue una sorpresa, ya que la mayoría de los analistas habían pronosticado un año brillante para las materias primas, aunque no en esa medida. El resurgimiento de la demanda después de COVID-19, las interrupciones de la cadena de suministro y las condiciones climáticas adversas han puesto a los mercados bajo presión y han empujado los precios al alza.

Dos factores que no hay que perder de vista en 2022

Es fácil comentar el pasado, más complicado predecir lo que podría suceder en 2022. Según ING Group, el nuevo año sufrirá menos interrupciones en las cadenas de suministro y mejorará la disponibilidad de muchos commodity. Esto debería significar que los precios serán más bajos que los niveles actuales, pero aún por encima de los promedios a largo plazo.

Durante el próximo año habrá dos factores principales que se actuarán contra a las materias primas: un dólar más fuerte y la crisis en el mercado inmobiliario chino. El primer factor será consecuencia del endurecimiento de la política monetaria actual por parte de los bancos centrales. El segundo factor será particularmente malo para los metales, que sufrirán la desaceleración de un sector líder de la economía china. Sin embargo, se piensa que el sector inmobiliario en China tendrá un impacto no demasiado dramático, gracias al gobierno que parece orientado a ayudar al sector.

Petróleo y gas natural

En cuanto al rey de las materias primas, el petróleoING Group lo ve destinado a sufrir un fuerte crecimiento en la oferta de países no pertenecientes a la OPEP que, junto con una mayor relajación de los recortes de producción de la OPEP +, debería devolver al mercado global un surplus. Obviamente, esto tendrá un efecto moderador sobre los precios, compensado en parte por la falta ahora estructural de inversión en nuevos sitios de producción. En resumen, los precios bajarán, pero no muy por debajo de los niveles actuales.

El mercado del gas natural, por su parte, seguirá tenso en Europa durante todo el invierno, con volatilidad de precios durante los próximos meses. Pero, al final de la temporada de calefacción, los precios se debilitarán.

Metales industriales y metales preciosos

Hablando de metales industriales en general, se espera que el equilibrio entre oferta y demanda mejore en 2022, aliviando la presión sobre los precios, que aún se mantendrán por encima de sus promedios a largo plazo. De hecho, las existencias son bajas para muchos metales y las perspectivas de demanda a medio plazo son positivas debido a las inversiones cada vez mayores en proyectos ecológicos, grandes consumidores de metales.

Una excepción importante es el aluminio, que está entrando en un período de deficit estructural, para el que no se ve una solución rápida. La consecuencia serán precios más altos.

La situación es diferente para los metales preciosos. De hecho, es probable que sufran contra los metales industriales debido al endurecimiento de las políticas monetarias por parte de los bancos centrales de todo el mundo, así como a las expectativas de un mayor fortalecimiento del dólar. Se espera que la demanda de inversiones en oro disminuya a menos que haya un empeoramiento severo de la pandemia de coronavirus que obligue a los bancos centrales a revertir la política monetaria.

Materias primas agrícolas

También según ING Group, los precios de las materias primas agrícolas experimentarán una disminución en 2022 pero, en cuanto a los metales industriales, se mantendrán por encima de los promedios a largo plazo.

El mercado de trigo ha alcanzado máximos de varios años debido a las condiciones climáticas que afectan las cosechas de varios productores clave, pero el próximo año las existencias se normalizarán (si el clima lo permite).

Por otro lado, existe mucha incertidumbre para el azúcar y el café debido a los riesgos meteorológicos de La Niña en Brasil. Por lo tanto, es probable que los precios del café se mantengan altos hasta que el mercado tenga una idea más clara de cuán grande será la próxima cosecha en Brasil.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED