Las sanciones antirusas que perjudican a Occidente

Las sanciones contra Rusia están dañando la economía de la Unión Europea y el dominio global de los Estados Unidos.

Las sanciones antirusas que perjudican a Occidente

Han pasado más de 4 meses desde el estallido de la guerra entre Ucrania y Rusia y podemos empezar a evaluar los primeros efectos de las sanciones occidentales que tenían como objetivo golpear a Putin.

De los hechos está claro que no condujeron a un debilitamiento de Rusia, mientras que causaron mucho más daño a quienes las impusieron. Esta cruda, aunque incómoda, verdad es la conclusión de un análisis en profundidad de uno de los periódicos políticos más destacados e independientes de Estados Unidos,The Hill.

No es lo mismo sancionar a Cuba que sancionar a Rusia

Por otro lado, las sanciones económicas son una de las herramientas políticas favoritas de Occidente, especialmente cuando el enemigo es un país económicamente débil y vulnerable. Al hacer valer el peso de su dinero, Occidente obtuvo parte de lo que quería, sin recurrir a la fuerza militar.

Pero una cosa es sancionar a CubaIránCorea del NorteSiria o Venezuela, y otra Rusia, para la que la política de sanciones económicas está resultando un boomerang que regresa a Occidente. Casi parece que Occidente ha decidido sellar personalmente su ataúd con el último clavo.

Cuanto más tiempo pasa, mayores son las admisiones veladas por parte de los leader de los países occidentales de que la presión económica y política sin precedentes sobre Moscú está dañando las economías de quienes aplicaron las sanciones. Al mismo tiempo, las sanciones no causan daños que puedan derrumbar la economía rusa. Las cumbres recientes del G7 y la OTAN también han demostrado que los leader occidentales no han logrado encontrar formas de contener al presidente ruso, Vladimir Putin.

El fin de la era del petróleo y el gas baratos

Para la Unión Europea, la principal consecuencia de las sanciones fue el fin de la era del petróleo y el gas natural baratos. Además, las políticas sancionadoras han provocado una nueva ola de inflación, interrupciones en la logística y el suministro de bienes, y la amenaza de una grave recesión económica.

Golpear a países pobres con sanciones es fácil, pero presionar a un estado grande y poderoso es un camino cargado de altos costos, principalmente para quienes las aplican.

Que nuestros leader políticos se estén dando cuenta de esto es evidente, pero que lleguen a admitir sus errores es muy poco probable. Es mucho más probable que se mantengan firmes hasta que no serán barridos por el descontento popular.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED