Proteccionismo alimentario: cuando hay miedo a no tener alimentos

A medida que más y más países levantan barreras a la exportación de productos alimenticios, aumentan los temores de problemas de suministro de alimentos en todo el mundo.

Proteccionismo alimentario: cuando hay miedo a no tener alimentos

El conflicto en Ucrania y las sanciones entre Occidente y Rusia han puesto en primer plano el tema de la seguridad energética. Sin embargo, esta no es la única prioridad que Europa debería tener en cuenta.

De hecho, dado que hemos declarado la guerra de las sanciones a uno de los mayores exportadores de trigo del mundo, la seguridad alimentaria también debería estar en lo más alto de la agenda de los políticos europeos.

La alarma alimentaria eleva las barreras a la exportación

El gobierno húngaro comprendió de inmediato la importancia del problema y decidió tener prioridad en la compra de todos los cereales y maíz para la exportación. Mientras tanto, Moldavia y Serbia tienen ventas limitadas de cultivos como el trigo y el azúcar, mientras que Bulgaria también ha asignado fondos gubernamentales para aumentar las reservas nacionales de cereales. En Francia, existe presión sobre el gobierno para que almacene cereales, por temor a que se agoten los suministros.

La alarma alimentaria no está injustificada. Ucrania produce el 10 % de las exportaciones mundiales de trigo, el 14 % de las exportaciones de maíz y aproximadamente la mitad del aceite de girasol mundial (datos del US Department of Agriculture). Rusia es el mayor exportador mundial de trigo y representa más del 18% de las exportaciones mundiales.

La nueva era del proteccionismo alimentario

Lo que está sucediendo en Ucrania cambiará nuestro enfoque y nuestra visión del futuro de la agricultura”, son las palabras del Comisario de Agricultura de la Unión Europea. Como diciendo que Europa está a punto de entrar en una nueva era de proteccionismo alimentario, con barreras a la exportación y acumulación de reservas alimentarias estratégicas.

Las preocupaciones alimentarias también están afectando a los mercados fuera de Europa. Por ejemplo, Indonesia, el mayor productor mundial de aceite de palma, está aumentando los aranceles de exportación para que sea más barato venderlo en el país. Argentina, el mayor exportador de harina de frijol y aceite de soya, prohibió exportar a los traders, mientras que Egipto prohibió la exportación de productos básicos como harina, lentejas y trigo durante al menos tres meses. Desafortunadamente, cada prohibición de exportación es un paso más hacia una mayor inestabilidad en el resto del mundo.

Hemos vivido una pandemia, ¿estamos viviendo una guerra, hay una hambruna por delante?

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED