Finanzas islámicas: cuando la ética viene antes que el dinero

Aquellos que escuchan sobre las finanzas islámicas por primera vez, imaginan las instituciones bancarias medievales, más como una mezquita que como una oficina. En realidad, las cosas son diferentes, ya que las finanzas islámicas tienen mucho que enseñar a las finanzas occidentales…

En Occidente, pocas personas conocen las finanzas islámicas, un sector que apenas existía hace 30 años. Hoy en día, es un business de 2,2 mil millones dólares, con cientos de instituciones especializadas ubicadas en más de 60 países.

En primer lugar, las finanzas islámicas son una forma de realizar transacciones financieras y bancarias de acuerdo con la ley islámica (Sharia). Los bancos islámicos son, con mucho, los principales actores en este sector con activos de 1,5 billones dólares. Según Reuters, para 2021, se espera que las actividades bancarias islámicas alcancen 2,7 trillones dólares, mientras que todos los activos que cumplen con la sharia alcanzarán 3,5 trillones dólares.

A partir de 2019, el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluirá las finanzas islámicas en sus evaluaciones del sector financiero.

Aunque, a nivel mundial, representa solo alrededor del 1% de los activos financieros, las finanzas islámicas tienen una tasa de crecimiento anual de 10% -12% y está creciendo más rápido que las finanzas tradicionales. En algunas áreas geográficas, como el Golfo Pérsico o África subsahariana, los bancos islámicos compiten directamente con los bancos occidentales.

Pero, ¿qué hay detrás de este éxito? ¿Por qué está creciendo tan rápido?

Primero, las finanzas islámicas prohíben la usura.

Está prohibido ganar prestando dinero

En términos económicos, esto significa que está prohibido que el banco y los clientes cobren o paguen intereses. Los bancos que cumplen con la Sharia no emiten préstamos basados ​​en intereses.

Es forzoso dudar de que esos bancos puedan ganar dinero.

En realidad, los bancos islámicos ganan pero, en lugar de prestar dinero a sus clientes mediante el cobro de intereses, compran el producto subyacente (hogar, automóvil, refrigerador, etc.) y luego lo alquilan o lo venden en cuotas al cliente por un precio fijo, generalmente más alto que el valor de mercado inicial. En esta actividad, el factor clave es el riesgo compartido. De hecho, los bancos obtienen ganancias en la transacción como recompensa por el riesgo que han asumido con el cliente. En lugar de ser remunerados con tasas de interés, los bancos islámicos usan el dinero de sus clientes para adquirir activos y obtener ganancias cuando el préstamo se paga con éxito.

Además, todas las inversiones, adquisiciones y transacciones financieras islámicas deben reflejar los valores islámicos. Por lo tanto, cualquier cosa ilegal, como la producción de alcohol, la cría de carne de cerdo, la producción de armas o el juego, está estrictamente prohibida.

Un enfoque ético de hacer la banca

Este enfoque ético de los business es en gran parte la razón del éxito de los bancos islámicos, en un momento en que muchos clientes no confían en el sistema financiero. Además, todas estas actividades afiliadas a la Sharia han demostrado ser resistentes en tiempos de crisis.

Un aspecto muy importante es que, como la ley islámica afirma que ganar dinero con dinero está mal, los bancos islámicos tienden a abstenerse de especular. En otras palabras, no especulan. Por esta razón, evitan instrumentos derivados como futures u opciones y prefieren invertir en la economía real.

Durante la gran crisis financiera que comenzó en 2008, los bancos islámicos no sufrieron, ya que no estaban involucrados en valores tóxicos, como fue el caso de los bancos tradicionales.

Por todas estas razones, las finanzas islámicas han demostrado que todo el mundo es serio, estable y confiable. Justo lo contrario de lo que sucedió con las finanzas occidentales durante la última crisis financiera.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.