Todo está listo para la próxima crisis económica

No hay dudas al respecto: habrá una próxima crisis económica. De hecho, tarde o temprano, siempre habrá una crisis económica.

Está en la naturaleza de la economía: cíclicamente, los mercados están desequilibrados y luego se reajustan. Parece un proceso natural y benigno pero, como todos sabemos, los reajustes son dolorosos y crean muchas víctimas.

Solo un artículo reciente de The Economist analiza las razones por las que ocurren las crisis y dónde comenzará la próxima crisis económica.

Casi todas las crisis fueron desencadenadas por uno de estos 3 ingredientes: deuda excesiva, una fuerte concentración de especulación y un desajuste entre activos y pasivos.

Por ejemplo, la crisis de 2008 fue particularmente desastrosa ya que involucraba estos tres factores en los productos financieros relacionados con el mercado inmobiliario. La crisis asiática de fines de la década de 1990 fue el resultado de préstamos corporativos excesivos en dólares cuando sus ingresos se encontraban en moneda local. La burbuja de las dotcom que  estalló en 2000 tuvo consecuencias menos serias que las otras, porque fue causada por la especulación concentrada en las acciones, mientras que la deuda no jugó un papel significativo.

Pero, ¿cómo será la próxima crisis económica? Y, sobre todo, ¿de dónde empezará?

La crisis comenzará a partir de empresas sobreendeudadas

Según The Economist,  la causa de la próxima crisis será la deuda corporativa. Las ganancias han crecido significativamente y las compañías cotizadas en el índice S&P500 apuntan a ganancias anuales de 25% una vez que se hayan publicado todos los resultados del primer trimestre. Como resultado, algunas compañías parecen nadar en un mar de dinero, incluso si sus presupuestos dicen algo más.

En las últimas décadas, las empresas han tratado de hacer que sus presupuestos sean más eficientes aumentando su deuda y explotando la deducción de intereses. Aquellos que tenían tanta liquidez lo aprovecharon para recomprar sus propias acciones, lo que empujó el precio de las acciones y dio un mayor valor a las primas de los gerentes.

Es bueno endeudarse cuando las tasas de interés son bajas

De acuerdo con la agencia de rating S&P, a partir de 2017, el 37% de la sociedad global era alto grado de apalancamiento, cinco puntos porcentuales más que en 2007, el año antes de la gran crisis financiera. Además, el aumento en la cantidad de private equity en el mercado está inflando aún más estas deudas.

Si bien las empresas están más endeudadas, los inversores aceptan valores de deuda cada vez más deficientes como inversiones. Para The Economist, la calificación promedio de los bonos  ha disminuido constantemente de 1980 a la actualidad, pasando de A- a BBB-. El mercado de bonos corporativos se divide en bonos de investment gradespeculative, los primeros son bonos con una rating alta y los segundos son los llamados junk bond (bono basura). La línea divisoria entre los dos tipos de bonos está en el límite entre BBB- y BB +.

En la práctica, el bono promedio actualmente es un nivel superior al nivel de la basura.

Pero incluso la deuda de investment-grade ha empeorado. Según  PIMCO (Pacific Investment Company Management), el 48% de estos bonos en Estados Unidos tienen una calificación BBB, en comparación con el 25% en la década de 1990. Además, las empresas que los emiten están más endeudadas de lo que estaban en el pasado.

En otras palabras, todo el mercado de bonos corporativos es altamente riesgoso, pero al igual que con el mercado inmobiliario en 2007, las advertencias no se están escuchando. Los inversores siempre esperan que esta vez sea diferente y que la crisis económica no llegue … una ilusión que será muy costosa.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.