Georgia, un país donde reina el optimismo

¿Por qué «Doing Business Index» ubica a Georgia entre los diez primeros países del mundo, por delante de naciones como Noruega, Finlandia e Irlanda?

La mayoría de los quince países del antiguo imperio de la Unión Soviética son casi cementerios en lo que respecta a la economía del sector privado.

La Rusia, la Azerbaiyán y Kazajstán dependen en gran parte de la extracción de recursos naturales, un sector completamente en manos del estado. UcraniaArmeniaKirguistán y Moldavia, por otro lado, parecen envenenados por un cóctel tóxico de guerra, inestabilidad interna y corrupción. Fuera de los tres países bálticos (EstoniaLetonia y Lituania), hay muy pocas historias de éxito económico en el sector privado. Luego, está Georgia …

La Revolución de las Rosas

Durante la década de 1990, esta pequeña república del sur del Cáucaso estaba al borde del colapso, como muchos de sus antiguos vecinos soviéticos. La guerra y la corrupción continuaron obstaculizando los esfuerzos de la clase dominante para comenzar una economía de mercado en funcionamiento.

Afortunadamente, en 2003, la llamada Revolución da las Rosas entregó las riendas del poder a una nueva clase política más orientada al mercado. Fue una revolución pacífica que terminó con la expulsión del presidente Eduard Shevardnadze y la elección de Mikheil Saak’ashvili, el leader de las protestas, que ganó las elecciones presidenciales con el 96% de los votos.

Así fue como el sector privado de Georgia comenzó a despegar.

Hoy en día, los extranjeros que viven y trabajan en Tiflis, o en el puerto del Mar Negro en Batumi, son sorprendidos por la cantidad de proyectos de obra nueva y nuevos negocios surgiendo en todas partes. Hace solo unos años, por ejemplo, poder disfrutar de una comida decente en cualquier restaurante de Tiflis era una especie de prueba. Hoy, el sector de la restauración ha alcanzado los niveles de casi todas las principales ciudades europeas, mientras que el turismo está creciendo.

Solo demora 2 días para registrar nuevas actividades

Por otro lado, en el informe anual del Banco Mundial,  Doing Business 2018, Georgia está clasificada en 9^ lugares, por delante de países como NoruegaFinlandia e Irlanda y justo detrás de los Estados Unidos y el Reino Unido (muy por delante de Italia, en la posición 46^).

En el país es fácil comenzar un negocio, así como registrar una propiedad u obtener un crédito. Solo se requieren dos días para registrar un nuevo negocio, cuyo costo es de alrededor de $40. No existen requisitos mínimos de capital para el registro de una empresa ni restricciones a la adquisición de tierras por parte de ciudadanos extranjeros.

El gran progreso realizado por el país desde 2003 ha convertido a Georgia en un destino popular para la inversión extranjera directa de todo tipo. La combinación de reglamentos simplificados, la burocracia mínima, el régimen impuesto uniforme y laborales conveniente y de bajo costo, significa que Georgia se ha convertido en un lugar atractivo para los inversores, especialmente los que invierten en el sector de servicios.

No es de extrañar que el nuevo camino tomado por el país conduzca a un gran optimismo para el futuro.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED