Cuando el acero iba hacia Europa del Este

La carrera del acero europeo hacia los países de Europa del Este parece haber terminado. El aumento de los costes y un mercado en crisis rediseñarán el mapa del acero también en esta zona del mundo.

Cuando el acero iba hacia Europa del Este

A medida que la economía europea se ve trastornada por la pandemia, los observadores centran su atención en uno de los sectores tradicionalmente más importantes y más afectados, la industria del acero, para comprender lo que se avecina.

El acero europeo, incluso antes del COVID-19, se enfrentó a mayores costos y restricciones ambientales. Problemas que afectan principalmente a las acerías de Europa del Este, con un incremento de costos estimado entre 30 y 40 dólares la tonelada.

Todos en Europa del Este

El desplazamiento hacia el este del acero europeo es un fenómeno que comenzó a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000. En esos años, los gobiernos de esos países intentaban privatizar lo que en muchos casos eran activos estatales.

ArcelorMittal, con sede en Luxemburgo, ha sido uno de los leader en fusiones y adquisiciones en Europa del Este. De hecho, ha adquirido actividades en Polonia, la ex YugoslaviaRumania y Ucrania.

La idea era que el mercado se estaba moviendo hacia el este en términos de bases de fabricación, ya que los fabricantes de automóviles y electrodomésticos de Europa occidental abrían fábricas en esos países.

Pero los tiempos cambian. En octubre, ArcelorMittal anunció que cerraría definitivamente la planta de Cracovia en Polonia (1,4 millones de toneladas de capacidad de producción). Además, ArcelorMittal también vendió las actividades en la República ChecaRumanía y Macedonia del Norte vendiéndolas a Liberty Steel.

Ucrania, entre adquisiciones y conflictos armados

Lo que pasó en Ucrania también es interesante. El grupo ucraniano Industrial Union of Donbass (ISD), en 2004 adquirió el fabricante de platillos húngaro Dunaferr y, en 2005, también adquirió el fabricante polaco Huta Czestochowa.

La planta polaca quebró en 2019 en medio de crecientes dificultades en el mercado europeo del acero. Sunningwell, una sucursal de Liberty Steel, arrendó la instalación al administrador de la quiebra. Actualmente Huta Czestochowa está operativa, pero se desconoce qué plantas están activas y con qué capacidad de producción.

En Ucraniael mercado también cambió debido al conflicto armado de 2014 entre las fuerzas ucranianas y los rebeldes respaldados por Rusia, que proclamaron la República Popular de Lugansk y la República Popular de Donetsk.

La región de Donetsk era el corazón industrial de Ucrania, así como el hogar de la mayoría de las operaciones de laminación y fabricación de acero. Donetsk Steel, las plantas de Yenakievo y Makeyevo del grupo Metinvest y la planta de Khartzysk permanecieron dentro de las fronteras de los separatistas, no reconocidos por el gobierno ucraniano. Sin embargo, Metinvest reconoció en 2017 que había perdido el control de sus plantas. En la práctica, en esa zona de Ucrania, nadie sabe lo que está sucediendo.

Ahora que Europa del Este se ha visto afectada por la segunda ola de la pandemia, aún no está claro cuáles serán los impactos en los productores de acero. Las esperanzas están puestas en China y en la posibilidad de que el gigante asiático comience a adquirir empresas y productos de acero, también gracias a la Belt and Road Initiative.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED