MR banner newsletter

El acero verde entrará en nuestra vida

No será fácil ni barato, pero el acero verde se convertirá en uno de los productos de consumo más populares. Sin embargo, llevará mucho tiempo…

El acero verde entrará en nuestra vida

No todo el mundo se está dando cuenta, pero los efectos que producen en el clima los llamados gases de efecto invernadero son un componente cada vez más importante en las decisiones de compra de acero y aluminio.

En Europa, se están llevando a cabo varias iniciativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector siderúrgico. La Unión Europea proporciona financiación para la investigación y proporciona apoyo en forma de infraestructuras, como las redes de suministro de hidrógeno.

El acero verde de ArcelorMittal

El gigante siderúrgico ArcelorMittal ha hecho un esfuerzo por comercializar acero bajo en carbono, certificando el metal verde para aquellos clientes que necesitan informar el contenido de carbono de su cadena de suministro o para aquellos que tienen que pagar impuestos sobre el contenido de CO2. Por ahora, este es un pequeño porcentaje de la producción de ArcelorMittal, que es sólo el 2% (600.000 toneladas por año).

La UE apoya la iniciativa de ArcelorMittal proporcionando infraestructura de suministro de hidrógeno a la planta de Hamburgo, que produce acero como una reducción directa del mineral de hierro.

Incluso Estados Unidos, aunque todavía fragmentado, avanza en la misma dirección. La California, por ejemplo, instruyó a los departamentos de compras para proyectos estatales para resaltar la huella de carbono o el contenido de CO2 de los productos que compran. La medida tiene como objetivo medir y, si es posible, reducir el contenido de CO2.

Si bien algunos tienen dudas sobre el uso de fondos públicos para respaldar productos ecológicos, parece que los consumidores industriales están bajo presión de los inversores para informar y reducir la huella de carbono de su cadena de suministro. Además, algunas empresas intentan explotar los productos ecológicos como herramienta de venta y de marketing para un público cada vez más orientado a empresas de bajo impacto medioambiental.

Fácil de decir pero muy difícil de hacer

Según el Financial Times, después de la generación de electricidad, el hierro y el acero son la segunda fuente más grande de emisiones de CO2, y representan alrededor del 7-9% de todas las emisiones.

Ciertamente, el cambio en la producción a los hornos de arco eléctrico (EAF), actualmente el 30% de la producción mundial de acero, iría en la dirección correcta. Desafortunadamente, sin embargo, no hay suficiente chatarra para soportar la producción completa con tecnología EAF.

Si nos centramos en China, que representa más de la mitad de la producción mundial y utiliza altos hornos tradicionales, el camino hacia el acero verde parece aún más cuesta arriba. Las fábricas chinas son responsables de aproximadamente un tercio de las emisiones industriales del país. Además, el sector sigue produciendo dos toneladas de CO2 por cada tonelada de acero (en Europa suele ser una tonelada).

Dicho esto, la única forma de tener altos hornos con emisiones neutras es utilizar hidrógeno como combustible o fuente de calor. Sin embargo, para que el hidrógeno esté libre de fósiles (hidrógeno verde), debe provenir de electricidad de fuentes renovables, cuyas capacidades actuales ciertamente no son capaces de cumplir con todos estos usos.

Es imposible ocultar que el acero verde ciertamente no estará disponible pronto y que los costos serán significativos. Sin embargo, un número creciente de países y empresas están invirtiendo mucho dinero para conseguirlo y, con toda probabilidad, veremos su expansión progresiva a largo plazo.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED