Se espera que los precios del aluminio en 2021 bajen

¿Cuáles son las perspectivas para el aluminio en 2021? Entre pandemias, vacunas y dificultades económicas, esto es lo que predicen los expertos…

Se espera que los precios del aluminio en 2021 bajen

Hace un año, en este momento, las preocupaciones de los analistas se centraban en la guerra comercial entre Estados Unidos y China y los impactos que tendría en el mercado del aluminio. Luego vino el coronavirus

Ahora, después de un año de pandemia, los participantes del mercado se preguntan qué más podría pasar con el aluminio en 2021.

Un 2020 viral

Pero comencemos por hacer un balance de lo que sucedió en 2020. Por supuesto, el precio y la tendencia del mercado fueron dictados por COVID-19.

Los precios de los metales han pasado por dos períodos muy distintos. Desde principios de año hasta el pico de la pandemia (abril) en continuo descenso y luego en fuerte subida.

gráfico de precios de aluminio 2020
Cotizaciones de aluminio 2020 en la London Metal Exchange

Desde junio, el precio en cash promedio mensual ha aumentado en un promedio de 80 dólares por mes, con la excepción de septiembre, cuando se habla de una segunda ola de la pandemia.

A principios de año, los precios del aluminio en la London Metal Exchange (LME) se situaban en 1.771 dólares por tonelada, alcanzando un máximo de 1.800 dólares a mediados de enero. Pero con la llegada del coronavirus, los precios se desplomaron y, en abril, habían alcanzado los 1.421 dólares (un mínimo en más de cuatro años).

Luego, en la segunda mitad del año, gracias principalmente a la reapertura y al inesperado boom económico en China, el aluminio se revirtió. El aluminio alcanzó su punto más alto el 2 de diciembre : 2.051 dólares.

¿Qué pasará con el mercado del aluminio en 2021?

Comencemos examinando la pregunta. La excepcional recuperación económica china de los últimos meses le dice a Wood Mackenzie que el consumo chino de aluminio primario crecerá un 2,1% (en 2020 se estima que habrá alcanzado los 37,5 millones de toneladas).

Los sectores clave en el rally económico de China son la construcción y la infraestructura, que conducirán a una mayor demanda de metales. En 2021, según Wood Mackenzie, el crecimiento será del 2,7%. Pero fuera de China, después de una disminución del 12% en 2020, habrá un aumento del 7% en 2021. En general, se espera que la demanda global aumente en un 4,5%.

Volviendo, en cambio, a las preocupaciones de principios de 2020, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China podrían verse aliviadas por la nueva presidencia estadounidense de Joe Biden. Ciertamente no habrá una restauración completa de los aranceles y las restricciones comerciales entre los dos países, pero la retórica y el antagonismo podrían desaparecer.

Por el lado de la oferta, la producción de aluminio en áreas fuera de China aumentará un 2,9% en 2021, ya que el gigante asiático continúa y seguirá agregando nueva capacidad de producción a una velocidad increíble. Según Wood Mackenzie, la producción china de aluminio crecerá un 4,5% (38,7 millones de toneladas) en 2021, y la producción global total aumentará un 3,8%, alcanzando los 67,7 millones de toneladas.

En términos de equilibrio de mercado, el aluminio pasará de un surplus de 2,1 millones de toneladas en 2020 a un surplus de 1,8 millones de toneladas en 2021.

Precios que bajarán

Las previsiones de Wood Mackenzie para el aluminio apuntan a una disminución en el primer trimestre de 2021, principalmente debido a la estacionalidad de la demanda en China.

Los analistas de FocusEconomics también creen que los precios caerán en 2021 debido al exceso de oferta, que no se verá compensado por un aumento en la demanda. Los precios del metal promediarán 1.850 dólares en el cuarto trimestre de 2021 y 1.833 dólares en el cuarto trimestre de 2022.

Por último, no olvide que la pandemia de COVID-19 seguirá afectando a los mercados este año también. El progreso de las vacunas y el cómo avanzarán las vacunas en masa tendrán un gran impacto en el destino de todos los metales. Si todo va bien, los mercados se moverán con lógicas consolidadas y, en parte, predecibles. De lo contrario, un poco como sucedió en 2020, entraremos en el campo de «todo puede pasar«.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED