El metal que nos protege del fuego

Uno de los metales menos conocidos, cumple una función vital para nuestra seguridad. Pero la disponibilidad es inferior a la demanda del mercado y en los próximos años la situación está destinada a empeorar.

El metal que nos protege del fuego

Muchos inversores tienen en sus carteras metales como el oro y la plata, un número menor también tiene tierras raras, pero casi nadie sabe que hay un metal casi desconocido que está sufriendo una grave escasez de oferta frente a la demanda. Hablamos del antimonio, un metal raro que no cotiza en bolsa y no se utiliza para aplicaciones tecnológicas.

La mayoría de la gente nunca ha oído hablar del antimonio, pero este metal es de vital importancia debido a su uso como ignífugo. La ropa de los niños, los juguetes, los aviones y los asientos de los coches, por poner algunos ejemplos, deben su seguridad al antimonio, que garantiza la no inflamabilidad. En un futuro próximo también se utilizará en las llamadas memorias de cambio de fase, componentes que aumentarán drásticamente la velocidad de los ordenadores.

El depósito de antimonio más grande del mundo

Al igual que las tierras raras y el grafito, casi todo el antimonio del mundo se extrae en China, principalmente de la  mina Xikuuangshan en la provincia de Hunan, el depósito de antimonio más grande del mundo.

Según el US Geological Survey (USGS), existen aproximadamente 1,83 millones de toneladas de reservas mundiales de antimonio, con una producción total, en 2012, de 180.000 toneladas. China produjo 150.000 toneladas, mientras que el resto lo produjeron RusiaSudáfricaTayikistánBolivia y algunos otros países. El British Geological Survey en 2012 declaró al antimonio como el metal con mayor riesgo de interrupción del suministro, debido a la alta concentración de la producción en un solo país: China.

El antimonio también se puede obtener del reciclaje de baterías, o se puede obtener como subproducto de la fusión de oroplata y cobre.

El antimonio ha experimentado aumentos significativos de precios en los últimos años. En 2002, el metal se vendía a 2.000 dólares la tonelada. Sin embargo, ya en 2011, el precio era un 700 por ciento más alto, alrededor de 15.000 dólares por tonelada.

A la fecha, el precio ha bajado desde sus máximos de 2011, pero aún se vende a un precio considerable: alrededor de 10.000 dólares la tonelada. Los analistas esperan un aumento de los precios en el transcurso de este año como 5%. Pero, para 2020, esperan un precio de 20.000 dólares por tonelada.

El predominio de China y la reciente reducción de las exportaciones, combinados con una demanda que supera la oferta, deja pocas dudas sobre la tendencia de los precios de este metal raro.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Ha sido trader en el sector de los metales durante mucho tiempo, trabajando con algunas empresas importantes del sector en Italia y Europa. Experto en metales raros, es consultor de una empresa suiza líder en el mercado internacional de estos metales. Durante algunos años también se ha involucrado en la divulgación periodística del mundo de los metales raros y las materias primas. Su perfil profesional está en LINKEDIN .