MR banner newsletter

El infierno de consumidores de aluminio: otros aumentos y otros retrasos

Todavía hay malas noticias para los consumidores de aluminio. En esta ocasión son las aleaciones de aluminio las que complican la vida de quienes tienen que comprar metal.

El infierno de consumidores de aluminio: otros aumentos y otros retrasos

Entre los círculos de Inferno de Dante Alighieri no estaba el de los consumidores de aluminio. Sin embargo, la vida de quienes tienen que comprar aluminio se ha convertido en un infierno.

Hasta la fecha, los consumidores de aluminio están sufriendo el impacto que el racionamiento de la electricidad y el aumento de los costes del carbón están teniendo en los productores de metales de toda Europa. Pero no solo esto…

¿Aleaciones de aluminio? Se han convertido en una quimera

Los precios del aluminio en la London Metal Exchange (LME) han aumentado sin cesar, mientras que la disponibilidad de aleaciones se está convirtiendo en una quimera, tanto en términos de precio como de entrega. Los fabricantes están informando a sus clientes que la escasez global de materias primas como el magnesio podría provocar interrupciones en el suministro y precios significativamente más altos al final de este trimestre. Para los no iniciados, el magnesio es crucial en las aleaciones de aluminio de la más alta calidad.

La raíz del problema, para variar, está en China. De hecho, China es el mayor proveedor mundial de magnesio y aleaciones de magnesio, así como una serie de otros metales menores, como el manganeso. Por cierto, contrariamente a lo que pudiera parecer, el término metales menores no se refiere en modo alguno a la importancia de estos metales, sino a su escasa disponibilidad en la corteza terrestre (en algunos casos es sinónimo de metales raros).

Una escasez de metal cuyo final se desconoce

Dado que el gigante asiático se encuentra en medio de una crisis energética que ha provocado el racionamiento de la electricidad, la producción pesada, como la de metales, se ha visto afectada drásticamente. Nadie sabe cuándo terminará esta escasez de metales, pero las consecuencias se sienten claramente desde Europa, tanto en términos de nuevos aumentos de precios como de retrasos en las entregas.

Es poco probable que la escasez en el suministro de carbón de China y, por lo tanto, la generación de electricidad se resuelva antes de fin de año. De hecho, los más pesimistas creen que la situación se prolongará hasta el verano de 2022. Por tanto, los consumidores de metales solo pueden esperar tiempos más difíciles, con más aumentos de costes y más retrasos en las entregas que se sumarán a las ya acumuladas.

Volviendo a Dante Alighieri, si hubiera vivido en nuestros días probablemente habría agregado a su obra el décimo círculo del infierno: el de los consumidores de aluminio.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED