Baterías de agua, la tecnología clave para la electrificación global

Investigadores de la Universidad de Houston creen que las baterías acuosas podrían ser la clave para impulsar de forma sostenible un futuro verde.

Uno de los sectores tecnológicamente más efervescentes de los últimos años es sin duda el de las baterías, donde a menudo nacen muchas nuevas soluciones innovadoras que, sin embargo, hasta el momento, aún no han logrado socavar la supremacía de las baterías de iones de litio.

Actualmente, las baterías de litio son la fuente de energía utilizada en la mayoría de los dispositivos electrónicos, desde smartphone hasta vehículos eléctricos, y se espera que dominen el 80% del mercado de las baterías recargables en los próximos años. Sin embargo, aunque tienen mejor capacidad, eficiencia y longevidad, son caros y tienden a incendiarse o explotar en condiciones extremas.

En este contexto se encuadra el trabajo de investigadores de la Universidad de Houston, que exploran las posibilidades de baterías con electrolitos a base de agua que parecen capaces de satisfacer las necesidades energéticas de nuestra sociedad, ofreciendo mayor seguridad, estabilidad y conveniencia económica.

pros y contras

Las baterías acuosas tradicionales tienen una densidad de energía y una longevidad bajas, lo que significa que no se pueden usar para aplicaciones a gran escala, como almacenamiento en red o transporte. Por otro lado, ofrecen toda una serie de ventajas, como el hecho de requerir un material barato y abundante como el agua, no son inflamables, ofrecen una gran potencia y son muy fáciles de producir.

Como desventajas también tienen una baja densidad de energía y una estrecha ventana de estabilidad electroquímica termodinámica, lo que conlleva el riesgo de explosiones en caso de algún defecto de funcionamiento.

Sin embargo, las últimas versiones de baterías acuosas utilizan materiales innovadores que hacen pensar que podrían representar el próximo gran avance en esta área: dispositivos recargables seguros y de alto voltaje.

Entonces, los investigadores estadounidenses están trabajando para ampliar la ventana de estabilidad electroquímica para permitir que la química del dispositivo funcione en un rango de voltaje más amplio y produzca más energía. El objetivo es obtener baterías acuosas con el mismo voltaje que las baterías de iones de litio, pero más seguras por ser de base agua.

Baterías para usar

Cuando este tipo de batería esté disponible, las posibles aplicaciones serán infinitas. Basta pensar en las denominadas tecnologías wearables (dispositivos electrónicos en contacto con el cuerpo), actualmente limitadas por la escasa seguridad que ofrecen las baterías de litio.

Es la tecnología de las baterías la que tiene las llaves para abrir las puertas a innovaciones revolucionarias que podrían cambiar significativamente la forma en que vivimos.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED