1,8 millones de dólares por el champán más caro del mundo

El champán más caro del mundo tiene un precio de siete cifras. ¿Una demostración de riqueza o una atrevida operación de marketing?

1,8 millones de dólares por el champán más caro del mundo

En nuestra sociedad, el champagne es signo de éxito, además de marcar el ápice de las celebraciones más importantes. Abrir una botella de champagne y romper el corcho nunca deja de traer una sonrisa a los rostros de las personas.

Naturalmente, un producto tan exitoso llevó a los productores a diversificar sus ofertas, y algunos incluso llegaron a producir champán por valor de millones de dólares. Se trata de Goût de Diamants, una prestigiosa marca de lujo, que anunció en 2013 el lanzamiento de la botella de champagne más cara del mundo, denominada Goût de Diamants.

Nostalgia de la década de 1920

El champagne Goût de Diamants, creado por Alexander Amosucuesta 1,8 millones de dólares y actualmente es el más caro del mundo. El look retro de la botella recuerda la época dorada de los locos años veinte, mientras que una placa de oro blanco lleva la marca y el nombre del comprador. Además, como dice el nombre Goût de Diamants (sabor de diamantes), el frasco lleva engastado un precioso diamante de 19 quilates.

¿Quién es el cerebro de esta operación de marketing?

Este champagne no solo está hecho con las mejores uvas de Francia, sino que la botella fue diseñada por Alexander Amosu, un empresario británico nacido en Nigeria que ganó el estrellato por hacer el traje de hombre más caro del mundo, que ingresó en el Guinness World Record de 2009 por aproximadamente 100.000 dólares.

En el sector del lujo, el marketing juega un papel decisivo y este champagne tampoco escapa a la regla. La operación la dirigió Shammi Shinh, inspirada en Armand de Brignac, otro champagne de lujo (116.000 dólares), apodado el As de Picas.

En un encuentro entre Shammi Shinh y Alexander Amosu nació la idea de Goût de Diamants, una botella de champagne sorprendente y carísima, con una etiqueta distintiva que recuerda al estilo de Superman y con un precio similar al de un Bugatti Veyron. 

El primero en recibir una de estas botellas fue el famoso productor discográfico nigeriano Don Jazzy, alias Michael Collins Ajereh. Nadie sabe si la botella haya sido descorchada y bebida o si terminó en el caveau de algún banco.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED