MR banner newsletter

No hay metal, pero si el sector automotriz se desacelera, se liberan acero y aluminio

La escasez de semiconductores para automóviles provoca ralentizaciones y paradas de producción. ¿Avanzarán aluminio y acero para otros consumidores?

No hay metal, pero si el sector automotriz se desacelera, se liberan acero y aluminio

El deleite de los especuladores para el boom de los precios de los metales se contrasta con la desesperación de los consumidores de metales físicos. Por otro lado, para quienes compran metal el problema no es solo el nivel de precios sino también la disponibilidad física.

Precios altos y escasez de metales

Y este año se ha materializado la peor pesadilla para los compradores de metales: precios altos y escasez de metales. La rápida recuperación del consumo y la producción tras los lockdown del año pasado empujó en esta dirección de manera sorprendente en China, pero también en Estados Unidos y, en menor medida, en Europa.

También la oferta limitada ha sido el motor del crecimiento de los precios de los metales. En algunos casos, como el cobre y el zinc, la producción se ha bloqueado en países como Perú.

Además, las barreras arancelarias han reducido aún más las opciones de suministro al consumidor. La Unión Europea ha introducido derechos compensatorios sobre los productos laminados planos de aluminio, que se suman a los de las extrusiones procedentes de China. Todo esto ha reducido significativamente el suministro de aluminio para el mercado europeo.

Como si todos estos problemas no fueran suficientes, han llegado las limitaciones y los aumentos de los costes logísticos. Las rutas de Asia a Europa (pero también a Estados Unidos) han experimentado retrasos en los envíos, escasez de container y tasas de transporte que se han triplicado. Si bien ha habido algunas reducciones en las tarifas recientemente, todavía estamos muy lejos de los costos razonables y probablemente tendremos que esperar hasta fin de año para acercarnos a los costos históricos.

En estas condiciones, continúa la escasez de materias primas. El acero, el aluminio y otros metales son difíciles de encontrar, al igual que otros materiales como resinas y semiconductores. Pero, ¿continuarán los problemas de suministro en la segunda mitad de este año?

Sin semiconductores, la industria automotriz consume menos metal

Hasta ahora, la oferta limitada de acero y aluminio no ha tenido un impacto sustancial en la producción de consumo. Todavía no ha habido ningún fabricante de automóviles o electrodomésticos que haya tenido que detener las líneas de producción debido a la falta de materia prima. Sin embargo, los principales fabricantes de automóviles (VolkswagenFord y Honda) han detenido la producción debido a la falta de semiconductores.

La consecuencia ha sido que los fabricantes de automóviles han retrasado la retirada de chapa para automóviles, liberando metal a favor de otros distribuidores y consumidores. Esto sugiere que, en los próximos meses, la escasez de resinas y semiconductores podría liberar aluminio y acero del sector automotriz hacia otros sectores. Además, los problemas de los fabricantes de automóviles podrían servir para enfriar los precios.

¿Buenas noticias para los consumidores de acero y aluminio? Desafortunadamente, las cosas no están tan claras y la dinámica del mercado sigue siendo tan cambiante que es difícil planificar inventarios y compras para el resto de 2021.

Hasta ahora, los productos semiacabados de metal en Europa se enfrentan a un aumento de precios y plazos de entrega más largos. Sin embargo, no es descabellado esperar que las dificultades en el sector automotriz ayuden a otros sectores a salir de la trampa.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED