No hay camioneros. Chatarreros en crisis

Los costos de logística interna para la entrega de chatarra en toda Europa aumentaron aún más en el último mes, principalmente debido a la escasez de conductores de camiones.

No hay camioneros. Chatarreros en crisis

La logística siempre se ha considerado importante, pero no decisiva para un business como el de la chatarra. Siempre había alguien a quien enviar para recoger (o entregar) alguna chatarra. Esto, sin embargo, sucedió en el viejo mundo antes de la pandemia.

Crecen los problemas logísticos de la chatarra

Hoy, las cosas han cambiado radicalmente y los problemas logísticos siguen crucificando a los chatarreros, especialmente en Europa. No hablamos de grandes rutas internacionales para llegar a China, por ejemplo, sino también de distancias de unas decenas de kilómetros, para poder recoger los residuos de pequeños proveedores. De hecho, no hay conductores para los camiones.

Según Argus, los costos de transporte en camiones para chatarra en paquetes (la forma que te permite maximizar la carga mientras minimizas los costos) han aumentado nuevamente alrededor de un 10% en el último mes, luego de aumentos similares ocurridos el año pasado. Hablando de dinero, esto supone un incremento de al menos 3 euros por tonelada que, en trayectos más largos, se convierte en 5 euros.

Los costos más altos provienen del aumento de los precios del diésel, los precios para comprar camiones nuevos y los costos más altos para retener a los camioneros. De hecho, los precios del diésel han aumentado alrededor de un 30 % desde principios del año pasado, mientras que muchos fabricantes de automóviles han ajustado sus precios para camiones nuevos en 2022.

Sin embargo, el mayor problema es el de los conductores que no se encuentran. Las empresas tienen que pagarles mucho más, pero todavía hay una deficiencia estructural que obliga a los medios de las empresas a paralizarse. Solo en Alemania, se estima una escasez de 60.000-80.000 camioneros profesionales y las perspectivas empeoran, con incluso menos conductores a medida que otros sectores económicos se recuperan por completo de la pandemia de COVID-19.

Muchos conductores abandonaron el negocio de la chatarra durante la pandemia y pocos han regresado hasta ahora. Algunos se han retirado del negocio y otros se han trasladado a diferentes sectores.

Cuando no tienes opciones de transporte…

Esto ha significado para muchos chatarreros una mayor dependencia de los proveedores de servicios logísticos externos, lo que ha incrementado aún más los costos logísticos en al menos un 10%, pero en algunos casos hasta en un 20%. Una situación que pone contra la pared a quienes tienen contratos que respetar y que no tienen más remedio que aceptar altos costes para entregar la chatarra a sus clientes (o recogerla de los proveedores).

Para el mercado de la chatarra, el coste del transporte por carretera es determinante, tanto como para determinar la conveniencia de recoger o entregar el material en una zona geográfica determinada. Es decir, es una variable que dibuja el mapa geográfico de las minas de chatarra de la zona.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED