MR banner newsletter

John D. Rockefeller, rival de Tío Rico

El multimillonario que se convirtió en leyenda por su enorme riqueza y su gran influencia en la economía mundial de la época, comenzó su carrera ganando medio dólar diario.

John D. Rockefeller, rival de Tío Rico

Cuando se trata de genio, el nombre que ha entrado en el imaginario colectivo es el de Albert Einstein, así como el de Rockefeller se  ha convertido, por excelencia, en sinónimo de la riqueza más extrema.

John Davison Rockefeller Sr. era un hombre de negocios muy rico e influyente que revolucionó tanto la industria petrolera como el concepto de filantropía moderna.

Un activo de hasta el 1,6% del PIB estadounidense

Nacido en RichfordNueva York, en 1839, pasó gran parte de su vida en la compañía petrolera que cofundó, Standard Oil. Después de construir un enorme imperio comercial y amasar una fortuna que incluso el rey Salomón habría tenido envidia, murió en 1937, a la madura edad de 97 años, con un patrimonio neto estimado de aproximadamente 1,4 mil millones de dólares en fondos fiduciarios a nombre de la familia.

Para entender el alcance de sus activos, basta pensar que el PIB de Estados Unidos en esos años se estimaba en 92 mil millones de dólares. Esto significa que Rockefeller poseía el 1,6% de la riqueza de todo el país.

10 veces la riqueza de Bill Gates

Alguien ha disfrutado calculando cuál habría sido su riqueza en nuestros días, teniendo en cuenta la inflación. Pues bien, las estimaciones llegan a definir la riqueza personal  de Rockefeller en 663.000 millones de dólares, lo que correspondería a unas diez veces la riqueza de Bill Gates, el hombre más rico del mundo en la actualidad.

Históricamente conocido por su gran riqueza, Rockefeller fue el primero en amasar una fortuna personal de mil millones de dólares.

A pesar de esto, su estilo de vida siempre ha sido relativamente frugal y una gran cantidad de su dinero lo ha donado a causas filantrópicas, especialmente en los campos de la medicina, la educación y la investigación científica.

Al llegar a controlar hasta el 90% del mercado petrolero de EE.UU. con Standard Oil, creó un monopolio increíble que llevó a la introducción de leyes  antitrust promulgadas por el entonces presidente Theodore Roosevelt. La primera de estas leyes, la Sherman Act de 1890, se aprobó específicamente para combatir el monopolio de Standard Oil. Siguiendo la nueva ley, Standard Oil  se dividió en 34 compañías separadas, lo que paradójicamente resultó ser muy rentable para  Rockefeller.

Pero Rockefeller no siempre ha sido un rico hombre de negocios.

Al principio ganaba medio dólar al día

Comenzó a trabajar como asistente de contabilidad a los 16 años, ganando 0,50 dólares al día. En esos días dijo que tenía dos metas en la vida: ganar 100.000 dólares y vivir hasta los 100 años.

Rockefeller no fue visto por el público estadounidense con una luz demasiado positiva, hasta que decidió contratar a una publicista, Ivy Lee, quien, gradualmente, logró transformar la imagen pública del multimillonario.

El primer paso fue la creación de la Fundación Rockefeller (que, hasta la fecha, ha distribuido más de 14 mil millones dólares), en línea con la inteligente estrategia del publicista de desviar la atención de los mass-media de los asuntos corporativos de  Rockefeller. Toda la opinión pública finalmente se inclinó a su favor cuando comenzó a repartir dinero entre los transeúntes que encontraba en la calle, incluidos los niños.

En el momento de su muerte, siempre se había ganado la reputación de ser un filántropo generoso.

Su enorme riqueza inspiró a Walt Disney en la creación de Rockerduck, el archienemigo de Tío Rico.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED