MR banner newsletter

¿Está disminuyendo el comercio mundial de chatarra?

Malasia se ha beneficiado hasta la fecha de ser un destino principal para la chatarra no ferrosa. Pero las cosas parecen estar a punto de cambiar.

¿Está disminuyendo el comercio mundial de chatarra?

Las economías en auge de Asia siempre han mostrado un gran hambre de chatarra no ferrosa, debido a su escasez interna de chatarra. La chatarra de aluminio y cobre pasó de países con surplus a países con deficit.

Sin embargo, en los últimos años, estos flujos de mercado se han visto obstaculizados por un número cada vez mayor de dictados regulatorios. Como en el caso de China, un gigante que importó grandes cantidades de chatarra pero impuso regulaciones radicales que frenaron el mercado.

Demasiadas restricciones han expulsado a las empresas de chatarra de China

Por esta razón, muchos empresarios chinos han abierto nuevos negocios fuera de las fronteras de China para seguir comprando chatarra y convirtiéndola en lingotes, palanquillas y cátodos para enviar a casa. Esto ha beneficiado en particular a Malasia, que, en los últimos años, ha experimentado el crecimiento de los sectores de procesamiento de chatarra y producción secundaria de metales.

Sin embargo, las preocupaciones ambientales y comerciales, quizás alimentadas por presiones proteccionistas de los productores regionales de metales primarios, también se han extendido a Malasia. En un futuro próximo, es probable que el país introduzca nuevas barreras para los procesadores y comerciantes que importan chatarra.

Ya han pasado ocho años desde que China comenzó a frenar las importaciones de chatarra. Antes de eso, el país era el mayor importador mundial de materiales de desecho (no ferrosos, papel y cartón y plástico).

Las razones que llevaron a China a ser uno de los países con mayores restricciones a la importación no son del todo claras ni siquiera racionales. Más allá de los slogan políticas para detener la basura extranjera, existen razones para la protección del medio ambiente pero también para los intereses económicos de los productores chinos de metales primarios (casi siempre de propiedad estatal).

Basura por valor de decenas de miles de dólares por contenedor

Por supuesto, los empresarios chinos del sector saben muy bien que los container llenos de chatarra de cobre o aluminio que llegan del exterior no están llenos de basura. Por lo tanto, trataron de encontrar diferentes formas de permanecer en el business de los metales secundarios. Muchas empresas se han mudado fuera de China, especialmente a Malasia.

Pero, como se mencionó, en marzo de este año, Malasia anunció que nuevos standard de calidad y técnicas de inspección están en camino para la chatarra importada al país. La introducción de estrictas regulaciones al estilo chino sería otra carga para los comerciantes globales y desastrosa para los comerciantes de Malasia.

Si Malasia continúa imitando a China al considerar la chatarra con un valor de decenas de miles de dólares por container como basurala geografía del comercio mundial de chatarra no ferrosa volverá a cambiar o su tamaño puede reducirse. En otras palabras, el volumen del comercio transfronterizo de metales podría disminuir significativamente.

El creciente proteccionismo en todo el mundo podría despejar el desarrollo del comercio mundial de chatarra en las últimas décadas. El business de las empresas que compran metal en un rincón del mundo y lo revenden en otro rincón parece llegar a su fin.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED