El cobre es fuerte, pero habrá más demanda de chatarra que de refinado

La demanda de cobre sigue siendo fuerte, pero el mercado está experimentando un cambio en la mezcla de productos: más chatarra y menos refinado.

El cobre es fuerte, pero habrá más demanda de chatarra que de refinado

El mercado del cobre se reserva emociones fuertes para todos los operadores del sector.

En el último año, los precios se han duplicado aproximadamente, pasando del mínimo de marzo de 2020 a 4.371 por tonelada y al máximo de más de 9.600 dólares en febrero de 2021. Ahora (9 de abril) los precios han caído por debajo de 9.000 dólares y algunos se preguntan qué significa esta caída inesperada.

Hacia a los 10.000 dólares

En realidad, según Citi Bank, es solo una pausa antes de que se reanude la escalada que conducirá a que los precios alcancen la marca de 10.000 dólares, debido a un suministro global insuficiente de metal. Para el banco de inversión estadounidense, los precios superarán los 9.000 dólares en los próximos tres meses y los 10.000 dólares en 6-12 meses.

Sin embargo, algunos analistas piden cautela al señalar que el repunte del precio del cobre del año pasado fue el resultado de un repunte inesperadamente fuerte en la producción china. En consecuencia, esto ha resultado en un aumento de las importaciones de metal refinado. Además, ha habido un gran interés de los inversores en las perspectivas de electrificación masiva y la demanda futura de vehículos eléctricos. Todos sazonados con problemas de suministro debido a las restricciones pandémicas y la falta de inversión en nuevas minas.

¿La narrativa de los alcistas peca de optimismo?

Sin embargo, como se mencionó, ha llegado el momento de no caer en el fácil entusiasmo alcista, teniendo en cuenta todos los factores que han cambiado en el mercado del cobre en los últimos meses.

Por ejemplo, si bien el año pasado vimos un aumento en las importaciones chinas de cobre refinado (de 1,1 millones de toneladas a un récord de 4,7 millones de toneladas), actualmente ha habido una relajación. En los últimos meses, la demanda de metal físico se ha satisfecho con una oferta significativamente mejor de chatarra.

Más chatarra y menos metal refinado

Aunque las regulaciones de importación de China siguen siendo estrictas y solo permiten la entrada de chatarra de cobre de high grade, se importaron 103.000 toneladas por mes en enero y febrero (76.000 toneladas en noviembre). Es probable que las importaciones de chatarra en China sigan aumentando este año y, como resultado, las importaciones de metales refinados disminuirán.

Según Reuters, las regulaciones sobre el suministro de chatarra de alta calidad tampoco serán un obstáculo importante. Por ejemplo, Malasia se está convirtiendo en un centro de refinación de chatarra de menor calidad, que luego se destina a China.

En resumen, los altos precios actuales del cobre generarán más residuos y aumentará la oferta de chatarra. Esto ciertamente no favorecerá un aumento de los precios del cobre en la London Metal Exchange (LME), como algunos dan por sentado. Probablemente, el extraordinario performance del metal rojo del año pasado no se repetirá tan fácilmente.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED