El hielo ártico que desaparece abre el camino al gas natural

Un gran problema para el mundo entero es la retirada del casquete polar ártico, pero una nueva oportunidad para quienes transportan gas natural a lo largo de la ruta del Mar del Norte.

El hielo ártico que desaparece abre el camino al gas natural

Las capas de hielo en el Círculo Polar Ártico se están derritiendo a un ritmo alarmante. Las advertencias de científicos y ambientalistas son bastante claras: el calentamiento global está causando la retirada de una cantidad cada vez mayor de hielo en los casquetes polares del Ártico.

Sin embargo, a pesar del drama ambiental, para alguien hay ventajas. De hecho, menos hielo en el Ártico también significa un mayor número de rutas de navegación, disponibles durante períodos más largos durante el año.

Menos hielo en el Ártico también significa más rutas navegables

Una gran oportunidad para los compradores y vendedores de energía, especialmente en el sector del gas natural licuado (GNL). El transporte de GNL de RusiaAsia cuesta la mitad de los días de viaje a lo largo de la ruta del Mar del Norte, en lugar de la ruta del Canal de Suez. Un viaje de 15 días y no de 30.

Para los depósitos de hidrocarburos en las penínsulas de Yamal y Gydan (Rusia), la ruta del Mar del Norte juega un papel clave, asegurando tiempos de transporte más cortos y costos más bajos.

Justo este año, las temperaturas récord en el hemisferio norte han derretido grandes cantidades de hielo. Se espera que la extensión del hielo marino sea la más baja desde que comenzaron las grabaciones satelitales. Como resultado, la temporada de embarques de gas natural en las aguas del norte puede comenzar antes y finalizar más tarde que en años anteriores.

El carbón negro que destruye el hielo

Este verano, una ola de calor ha golpeado la mayor parte del hemisferio norte. Las temperaturas en el norte de Noruega se mantuvieron muy por encima del promedio, tanto en julio como en agosto. En Banak, en el extremo norte de Noruega, las temperaturas alcanzaron un récord de 32 grados centígrados, muy por encima de la temperatura máxima promedio del verano de 17 grados centígrados.

Como dijimos, los científicos atribuyen el derretimiento más rápido del hielo ártico y las olas de calor al calentamiento global y al cambio climático.

Además, los ecologistas advierten que un mayor tráfico en las rutas de navegación del Ártico contribuirá aún más a la retirada de los casquetes polares, debido a las emisiones de carbón negro. De hecho, cuando los barcos queman combustible, especialmente diesel pesado, emiten el llamado carbón negro (hollín), que absorbe calor y se deposita en el hielo y la nieve, acelerando la fusión. Por esta razón, la Organización Marítima Internacional (OMI), quiere prohibir el uso de fuel pesado en el Ártico.

En cualquier caso, más allá de los efectos impredecibles y ciertamente negativos en la vida de la Tierra, el retroceso de los casquetes polares del Ártico es, de hecho, la apertura de una vía de navegación más grande para el negocio de la energía, y en especial el gas natural.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.