Conspiraciones y complots. ¿Quiénes son los crédulos?

Las personas con ciertos rasgos de personalidad y estilos cognitivos tienen más probabilidades de creer en las teorías de la conspiración.

Conspiraciones y complots. ¿Quiénes son los crédulos?

¿Es el coronavirus el resultado de una conspiración para evitar la reelección de Donald Trump? ¿El hombre nunca ha estado en la luna y las imágenes de la NASA son el resultado de un complot? ¿La Tierra es plana y la evidencia de lo contrario ha sido empaquetada para engañar a la humanidad?

Las teorías de la conspiración siempre han existido. Sin embargo, recientemente han ganado una gran visibilidad, también gracias al éxito de las noticias «increíbles pero verdaderas» en las social media.

Conspiraciones y complots, cuanto más improbables son y más intrigantes son las personas. Sin embargo, no logran un consenso general y solo capturan a un pequeño número de personas.

Cuando el mundo parece un lugar intrínsecamente peligroso

Pero, ¿qué tienen en común las personas que se sienten atraídas por estas teorías a menudo divagantes? Según un estudio reciente realizado por un profesor de psicología de Union College (Estados Unidos), se trata de personas con ciertos rasgos de personalidad y estilos cognitivos. Personas sospechosas, poco confiables y excéntricas que necesitan sentirse especiales y con una tendencia a considerar el mundo como un lugar intrínsecamente peligroso.

En cambio, las personas que son reacias a creer en las teorías de la conspiración tienden a tener cualidades opuestas.

El estudio en cuestión reunió entrevistas de más de 1.200 adultos estadounidenses. Se hicieron una serie de preguntas sobre los rasgos de personalidad de los encuestados y si estaban de acuerdo con las declaraciones de conspiración genéricas. Algunos de ellos creen que la política mundial está controlada por una cúpula en lugar de los gobiernos o que los científicos sistemáticamente engañan al público.

¿Conceptos profundos o declaraciones sin sentido?

Los resultados del estudio, publicado recientemente en el Journal of Individual Differences, muestran que el predictor más fuerte de la creencia de conspiración es un conjunto de rasgos de personalidad llamados esquizotipia. Los teóricos de la conspiración parecen tener tendencias cognitivas que los hacen más propensos a juzgar profundamente las afirmaciones sin sentido que otras personas. Esta tendencia es conocida entre los psicólogos como bullshit receptivity (sensibilidad a la tontería).

Aquellos que tienen una visión oscura del mundo, juzgándolo caótico y malvado, así como lleno de injusticias y sufrimientos sin sentido, probablemente consigan un mínimo de consuelo al pensar que hay alguien, o algún pequeño grupo de personas, responsable de todo.

En cualquier caso, más allá de las conspiraciones y la propensión a creer en ellas, es importante darse cuenta de que cuando la realidad se vuelve ambigua, nuestra personalidad y prejuicios cognitivos nos empujan a adoptar nuestras creencias, conspiraciones o religiones.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.