Aluminio sucio de Olig Deripaska y Rusal

Una historia publicada por New York Time puso de relieve la historia de Olig Deripaska y Rusal, uno de los mayores productores de aluminio del mundo.

Aluminio sucio de Olig Deripaska y Rusal

Si alguien piensa que una novela de Dan Brown es más convincente que los informes de lo que sucede en el mercado de las materias primas, podría cambiar de opinión leyendo el artículo épico del New York Times sobre la historia de Oleg Deripaska. Una historia de todo lo que hizo el rico magnate ruso para congraciarse con Occidente y salvar a sus compañías (Rusal y En+) de la bancarrota, amenazadas por las sanciones de Estados Unidos.

Oleg Deripaska  es un oligarca ruso, fundador de Basic Element, uno de los grupos industriales más grandes de Rusia. Hasta 2018, también fue oficialmente presidente de  En+ Group (energía) y United Company Rusal, el segundo mayor productor de aluminio del mundo. De hecho, Deripaska nunca vendió su participación en En+ ni cedió realmente el control de su imperio de aluminio y níquel.

Un sórdido pasado

Un personaje con un pasado decididamente sórdido, que siempre ha suscitado temores por cómo llegó a construir su vasto imperio, incluido el del aluminio. Sus relaciones con el crimen organizado y su indudable cercanía con Putin le valieron más fama como gangster que como empresario.

Pero lo sorprendente es cómo se puede comprar la aceptación y la simpatía de las élites empresariales occidentales. De hecho, Deripaska ha gastado decenas de millones de dólares en los últimos años para ser reconocido como un hombre de negocios respetable y un miembro respetable de la comunidad empresarial global. El único obstáculo que encontró fue el gobierno de los Estados Unidos. Mientras que los cabilderos, senadores y empresarios estadounidenses han pagado millones de dólares en su nombre, los gobiernos de los Estados Unidos, en ambos lados, siempre han resistido la presión.

Las penalizaciones de Rusal nunca serán aplicadas

La moraleja de toda la historia del New York Times es que el reclutamiento de un ejército de cabilderos y los repetidos retrasos en la aplicación de las sanciones estadounidenses indican una alta probabilidad de que nunca se apliquen. De hecho, la fecha de entrada en vigor de las sanciones, repetidas veces pospuestas, es el 12 de diciembre. Pero tanto el mercado como todos los observadores políticos creen que la fecha se deslizará.

Por supuesto, desde el punto de vista de los consumidores de aluminio, esto sería una buena noticia. Todos recuerdan lo que sucedió a principios de este año cuando se anunciaron las sanciones estadounidenses contra Rusal. Entonces los precios del metal de repente saltaron hacia arriba.

El mercado se inclina a pensar que la atención del gobierno estadounidense cambiará de las compañías En +Rusal  a Deripaska como individuo. ¿Pueden los consumidores de aluminio de todo el mundo finalmente dar un suspiro de alivio?

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.