7 buenas razones para vivir en Budapest y… 7 para no hacerlo

Muchos turistas conocen la capital de Hungría, llena de encanto e historia. Pero, ¿cómo es vivir allí? Aquí están todos, o casi, los pros y los contras de vivir en Budapest…

7 buenas razones para vivir en Budapest y ... 7 para no hacerlo

Budapest fue muy popular entre los cazadores de finales del siglo pasado. Con los cazadores nos referimos a los cazadores de caza y, para decirlo suavemente, a los cazadores de chicas.

Eran los días de la cortina de hierro comunista, y Hungría, como toda Europa en el Este, estaba completamente aislada de Occidente. Los hombres que podían conseguir obtener permiso para visitarlo, con poco dinero y algún obsequio de Occidente, pudieron comprar un poco de todo, incluidas las atenciones de las hermosas chicas húngaras.

Hoy, Budapest y Hungría han cambiado completamente y hablar de esos años es como hablar de los tiempos del Imperio Austrohungarico: un recuerdo de la historia del cual solo quedan rastros hoy.

Budapest, una ciudad de casi 2 millones de habitantes, se ha convertido en un importante centro económico y vivir en él es como estar en el corazón de Europa. Cosmopolita y rico en historia, cuenta con un calendario de eventos culturales y musicales para competir con las principales capitales europeas. Sin embargo, como casi todos los lugares del mundo, para aquellos que viven allí, puede ser un paraíso o un infierno, dependiendo de todos los factores que determinan la subjetividad de cada uno de nosotros. En resumen, dónde vivir depende de tus gustos y expectativas, a menudo influenciado por las condiciones económicas y los hábitos personales.

Entonces, antes de decir, como muchos lo hacen, que vivir en Budapest es fabuloso, dejamos a vosotros extraer las conclusiones, mostrarles lo que son 7 pros y 7 contras.

Muchos pros…

  • Costo de vida- Vivir en Budapest cuesta menos que en una ciudad europea. Sobre todo si tomamos Madrid y Roma como una comparación, el costo de la vida es decididamente más barato. Los alimentos, hogares, transporte, servicios públicos y vestimenta cuestan menos, mientras que en términos de bienes inmuebles (compra y alquiler), incluso menos costosos que en nuestras grandes ciudades, en los últimos años se ha observado un fuerte aumento.
  • Transporte- La red urbana cuenta con tranvías, autobuses y cuatro líneas de metro. Pero, a diferencia de Roma, todo funciona casi perfectamente, con pasos puntuales y frecuentes. Además, el aeropuerto internacional de Budapest está bien conectado con los principales aeropuertos.
  • Europa está cerca. No es una ventaja de poca monta. Llegar a Milán en coche es una cuestión de 900 kilómetros en la autopista, de los cuales las secciones de la autopista antes de la frontera con Italia son baratas. Desde Budapest puede llegar a Valencia en avión en aproximadamente dos horas, con la posibilidad de viajar con líneas aéreas de low-cost .
  • En Europa – Como ciudadanos europeos, puede residir sin formalidades burocráticas en el país de manera indefinida. Por supuesto, es mejor solicitar una residencia que da derecho a algunas ventajas, como, por ejemplo, la posibilidad de estacionar el automóvil en las áreas normalmente sujetas a pago.
  • Calidad de vida – Definitivamente superior en comparación con muchas grandes ciudades de Europa. Las reglas se aplican y los ciudadanos, en gran parte, las respetan. La ciudad está muy limpia y los húngaros, desde este punto de vista, tienen una educación que prioriza la limpieza personal y el entorno en el que viven. En Budapest, incluso en la zona más céntrica, puedes disfrutar de vastas áreas verdes frecuentadas por muchas personas y mantenidas en un estado casi perfecto.
  • No tiene el euro –  L’Hungría, a pesar de estar en vigor en Europa, no tiene el euro pero el forint (HUF). En los últimos años, el forint siempre se ha mantenido bajo por las autoridades húngaras y esto ha resultado en una ventaja para aquellos que cambian euros en forint. Sin embargo, en muchas establecimientos comerciales, también se aceptan pagos en euros.
  • Fiscalidad- en relación con este punto, las diferencias con España son grandes. Sin entrar en detalles de un contador e indicativamente, considere que las personas físicas pagan aproximadamente el 16% de los impuestos a la renta y las pequeñas empresas disfrutan de un flat tax de poco más del 10%. El punto delicado para el IVA: en muchos productos, la tasa es del 27%.

Pero también están los contras…

  • Idioma- Si hay un idioma difícil de aprender en el mundo, es el húngaro. Un alfabeto de 44 letras y palabras imposibles de pronunciar para un espanol, el húngaro es un idioma que lleva años para poder hablar en un nivel elemental. Obviamente, es un gran obstáculo poder integrarse por completo, teniendo en cuenta que si se trata de oficinas públicas o, por ejemplo, de las autoridades fiscales, se pone imprescindible hablarlo o tener un intérprete.
  • Climático- Los inviernos largos, fríos y con poca luz son normales en países como Hungría. Los veranos tienen un clima fabuloso pero, por desgracia, suelen ser bastante cortos (julio y agosto).
  • La corrupción- Es un problema que históricamente aflige a muchos países del Este. Sin embargo, está en niveles que no afectan la vida cotidiana de la mayoría de las personas. Si eres un empresario que trata con organismos públicos para obtener autorizaciones o contratos, puede encontrar obstáculos. Si  haceis actividades que no tienen que interactuar demasiado con la burocracia, este problema no lo afectará.
  • Burocracia- Como se mencionó, la burocracia húngara es a menudo engorrosa y llena de obstáculos, especialmente para un extranjero. Debe decirse que para nosotros los italianos, no es muy diferente de lo que sucede en nuestra casa. Sin embargo, los costos de obtención de documentos y certificados son decididamente inferiores a los de España.
  • No tiene el euro- No es una repetición. El hecho de que no hay euro es un pro y un contra. Los profesionales ya los han visto, lo contrario es para aquellos que tienen un salario en forint que, con la moneda débil, cuando tiene que gastar en euros está en desventaja. Por supuesto, en los próximos años, la situación podría revertirse si el forint se fortaleciera frente al euro. Por supuesto, la desventaja inmediata es para aquellos que cambian frecuentemente forint en euros o viceversa, que tienen que pagar comisiones al banco o al cambio de divisas.
  • Alimentos- Aquí tocamos un punto dolorido para muchos españoles que se mudan al extranjero. La comida española, por supuesto, solo está en España. Por lo tanto, viviendo en Budapest, es necesario adaptarse a la comida húngara, que no es nada desagradable. Lamentablemente, la calidad de muchos productos alimenticios es menor que en el resto de Europa porque las grandes cadenas alimentarias abastecen a los países del Este con productos más baratos pero de segunda calidad. Por el contrario, las frutas y verduras frescas disponibles en muchos mercados locales son de excelente calidad.
  • Bajos salarios- L’Hungría es el país, después de Eslovaquia, con el costo de trabajo más bajo de Europa. Esto se debe tanto a la baja carga fiscal como, sobre todo, a los bajos salarios que perciben los trabajadores. Por esta razón, en el país hay una falta crónica de muchas profesiones, ya que muchos húngaros prefieren emigrar para disfrutar de salarios más altos.

METALLIRARI.COM © SOME RIGHTS RESERVED

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.